Cómo saber si tu hijo es extrovertido

Cada niño tiene su propia personalidad y es importante respetar tal y cómo son. No intentes cambiar a tu hijo porque creas que de otro modo le iría mejor en la vida. La vida puede dile perfectamente tal y cómo es, solo tendrá que aprender a entender. Sus capacidades y sus habilidades y sacar el mejor provecho de ello. Solo así, podrá tener una buena confianza en sin mismo y que su seguridad le permita ser quién es sin miedo al rechazo de los demás. Tanto si tu hijo es extrovertido como introvertido, podrá ser la mejor versión de sí mismo en cualquier momento de tu vida.

Los niños desde muy pequeños con su comportamiento mostrarán si son introvertidos o extrovertidos. La mayoría de las personas creen que los niños extrovertidos son amigables y sociables desde pequeños.

Si bien esto puede ser cierto, no es en realidad el significado real de la extroversión. Un apersona extrovertida aumenta su energía cuando está con otras personas, esto es lo opuesto a las personas introvertidas que solo encuentran la energía cuando están solos. Si tu hijo es extrovertido deberás conocerle bien para poder brindarle la mejor educación en todo momento.

Las cualidades del niño extrovertido

Los extrovertidos disfrutan de las situaciones sociales e incluso las buscan porque les gusta estar cerca de las personas. En la escuela, puede esperar que un niño extrovertido disfrute trabajando en un proyecto de equipo o en un grupo de estudio en lugar de hacer estas mismas actividades en soledad.

Los niños extrovertidos pueden aburrirse fácilmente cuando no hay personas cerca de ellos. Cuando tienen que hacer solos su tarea, necesitan que otros estén cerca para sentirse motivados y así pueden contarte lo que están haciendo o contar contigo si tienen dificultades.

Cuando se les da la oportunidad, los niños extrovertidos hablarán con otras personas en lugar de sentarse solo a pensar. De hecho, los extrovertidos tienden a pensar mientras hablan, a diferencia de los introvertidos que son mucho más propensos a pensar antes de hablar. Los extrovertidos a menudo piensan mejor cuando están hablando.

Los conceptos simplemente no les parecen reales a menos que puedan hablar de ellos; reflexionar sobre ellos no es suficiente. Puedes. descubrir que tu hijo hablará con cualquiera y con todos cuando salga en público. Pueden comenzar a hablar con otros niños sin problemas y parecen hacer nuevos amigos rápidamente. Un niño extrovertido preferirá jugar con otros niños que jugar solo.

Es más probable que disfruten los deportes en equipo y de las actividades extraescolares. Los extrovertidos pueden pasar más tiempo en las redes sociales y tener más amigos y seguidores que los introvertidos, manteniendo la comunicación con los demás incluso a distancia. Aunque tu hijo puede mostrar un comportamiento extrovertido en algunas situaciones, los estudios muestran que la forma en que una persona reacciona a una situación específica es menos predecible. La presión inmediata de la situación puede superar las tendencias generales. Puedes pensar que a tu hijo le encantaría ir a una fiesta, pero descubres que no quiere ir debido a la situación específica.

El grado de comportamiento extrovertido varía más dentro de una persona que entre las personas, por lo que puedes esperar que tu hijo sea muy sociable en algunas circunstancias y menos en otras situaciones… y esto es totalmente normal.

El comportamiento de los niños extrovertidos

Los niños que son extrovertidos tienen más energía al interacciones con otras personas, pero los niños que son introvertidos necesitan tiempo a solas después de haber pasado tiempo jugando con otros niños. Un niño extrovertido puede callarse y aburrirse fácilmente cuando tiene que pasar demasiado tiempo a solas. Una vez que está cerca de otros, sin embargo, puede animarse inmediatamente. Esto sugiere que los niños extrovertidos, especialmente los superdotados, pueden desarrollar mejor sus potencialidades en situaciones que involucran trabajo en grupo, colaboración e interacción social.

Los niños extrovertidos, ¿pueden ser tímidos?

Lo que muchas personas no se dan cuenta es que un extrovertido también puede ser tímido. La timidez es otro nombre para la ansiedad social. Esto puede ser difícil porque los extrovertidos realmente anhelan compañía, pero la timidez puede hacer que sea difícil tener éxito en las interacciones con personas que no conocen. Los niños tímidos y extrovertidos son los que probablemente necesitan ayuda para superar su timidez  puesto que les genera grandes problemas emocionales, de autoestima y de seguridad.

Algunos niños que son extrovertidos y tímidos se desenvuelven muy bien en situaciones de grupos organizados en los que pueden participar socialmente. En estos grupos no tienen la necesidad de encontrar temas de conversación o razones para conectarse. Ejemplos de este tipo de actividad incluyen deportes en equipo, debates o teatro.

Si ves que tu hijo es extrovertido y tímido al mismo tiempo. Deberás ayudarle a encontrar una buena forma de poder desarrollar y potenciar sus habilidades sociales. Aprender a comunicarse correctamente o a romper el hielo con otras personas, etc. Les ayudará a sentirse mejor y más seguros consigo mismos. Esto les permitirá conocer nuevas personas sin tener miedo al rechazo o al qué pensarán los demás.

No etiquetes a tu hijo

Pero que tu hijo sea extrovertido o introvertido no debe hacer que etiquetes a tu hijo de ninguna manera. Cada niño tiene su propia idiosincrasia y aunque en ocasiones pueda parecer. Que tiende a ser de una manera o más de otra, permite que sea cómo él sienta en cada momento. Aunque si ves que tiene problemas, entonces deberás guiarle. Así podrá sentirse bien con el tiempo de relaciones que tiene con los demás.

Es habitual que tanto las personas adultas y los niños, tengan un equilibrio entre la personalidad extrovertida y la introvertida. Cuando esto sucede, los niños y personas adultas, eligen los momentos en que socializar mas y con quién socializar. Al mismo tiempo, también son capaces de disfrutar de los momentos de soledad. Todo esto, es positivo y ayuda a que los niños construyan su propia identidad personal.

Acepta a tu hijo tal y cómo es y solo si empieza a tener problemas emocionales o de comportamiento. Ayúdale a superarlo, mientras, solo guíale en su camino de la vida.


Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.