Cómo saber si tu hijo estudia de forma eficiente

A veces a los padres nos preocupa mucho que nuestros hijos saquen buenas notas, que les den opciones para llegar hasta donde quieran en esta vida. Pero en la actualidad el sistema educativo no siempre les ayuda en su desarrollo, si no que se basa en memorizar datos que, tal vez, no vuelva a necesitar. No es un aprendizaje eficiente, ya que es un sistema que se basa en la medida de unos resultados totalmente efímeros.

Se nos plantea la duda de que si no podemos fiarnos de sus resultados académicos, cómo podemos saber realmente si su forma de estudiar es realmente eficiente. 

¿Qué es un aprendizaje eficiente?

Un aprendizaje eficiente es el que nos sirve para desarrollar una o varias destrezas en el menor tiempo posible, sin que sea olvidada.

En definitiva es aquel que se basa en :

  • La atención y el interés.
  • La memoria.
  • El ritmo de aprendizaje de cada estudiante.
  • La motivación, la consecución de metas y comprensión como rutina.
  • Relaciones de la materia con el mundo exterior y por tanto con su desarrollo en el futuro.
  • Uso de la discusión para comprobar que efectivamente se ha aprendido y comprendido de forma eficiente.

¿Cómo puedo comprobar si mi hijo aprende de forma eficiente?

No te será posible saber si tu hijo conservará sus nuevas destrezas con una prueba convencional. El aprendizaje eficiente se basa en el uso de la discusión para comprobar el aprendizaje. Es decir, para comprobar si ha adquirido los conocimientos, vas a tener que debatir con tu hijo sobre ellos.

Este tipo de ejercicio, le ayudará además a desarrollar su pensamiento crítico. Podrá formarse una opinión en base a la información que ha recopilado. Este mecanismo le ayudará mucho en su desarrollo a nivel personal. Su resultado académico no es lo único que debería importarnos.

 

Es por eso que es importante que nos interesemos por su forma de aprender y si es eficiente o no. Para el desarrollo personal, nuestro hijo necesita tiempo libre. Para jugar, para descubrir y divertirse, para pensar, en definitiva, para ser niño y vivir.

Esto se hace muy difícil con el tipo de sistema educativo que tenemos, cargado de trabajos y exámenes que puntúan valores fundamentalmente memorísticos. Para aumentar ese tiempo de desarrollo personal, es preciso que el aprendizaje sea lo más eficiente posible. Hay que tratar de averiguar si tu hijo lo está haciendo de esta forma, para ayudarle o aconsejarle en caso de que pueda hacerlo mejor, sin que le suponga tanto esfuerzo como imagina.

Consejos para un aprendizaje eficiente

No debemos olvidar que la eficiencia es una característica de un aprendizaje industrial, más que de la escuela tradicional. Hay que adaptar un poco un sistema al otro, para que realmente consigamos resultados. Quiere decir que los planes de estudios los plantea la escuela, no está en tus manos la posibilidad de cambiarlos. Lo que sí se puede cambiar es la forma de aprender.

Al comentar sobre las bases del aprendizaje eficiente, hemos visto que son fundamentales, el interés y la motivación. Es  importante que motives a tu hijo a estudiar, aunque no le gusten o no se le den bien las materias. Si ese es el problema de su bajo rendimiento, habrá que buscar vías alternativas de motivación.

Otro punto importante es respetar el desarrollo individual de cada niño. El mayor error es presionarles, esto genera estrés que perjudica el aprendizaje. Es contraproducente castigarles por tener malas notas si nuestro hijo se ha esforzado y su capacidad no llegó en ese momento. Siempre hay que buscar un refuerzo positivo.

La memoria es punto fundamental y pilar básico del sistema tradicional. Para que tu hijo pueda desarrollarla de una forma eficiente, proponle juegos de memoria, es cuestión de neuroplasticidad. Mientras más acostumbrado esté a memorizar cosas, ya sea por vía auditiva, visual o por razonamiento (realizando mapas conceptuales por ejemplo), más fácil le resultará realizar dicha tarea. Su cerebro estará más acostumbrado a realizar ese ejercicio concreto.

La forma que tienes de comprobar si realmente tu hijo aprende de forma eficiente es evaluar sus conocimientos. Procura que relacione los aprendizajes en la escuela con la vida real y con sus propios intereses. Comprender y razonar esos conocimientos hará que le resulten más difíciles de olvidar. Debatiendo con tu hijo le aportarás puntos de vista que no se plantea. Descubrirá cosas contigo y aprenderá para la escuela y para la vida.



Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.