Cómo saber si tu hijo tiene estrés y como ayudarle a gestionarlo

El estrés ataca tanto a adultos como a niños, aunque los niños lo viven de forma diferente. Ellos también se encuentran con dificultades en su día a día que pueden llevarlos a sufrir estrés. Detectar los síntomas es muy importante para poder ayudarles. Os dejamos unos consejos para cómo saber si tu hijo tiene estrés y cómo ayudarle a gestionarlo.

El estrés en niños

El estrés en niños es un tema que preocupa, ya que si no se trata puede derivar en problemas muy graves. Responden de manera diferente que los adultos al estrés, según la edad que tengan y sus habilidades de afrontación.

Hay muchas razones por las que un niño puede sentir estrés. Veamos las diferentes causas por las que un niño puede sufrirlo:

  • Puedes ser cambios grandes como cambiar de casa, de colegio, divorcio de sus padres, el nacimiento de un hermano… algo que desbarata su rutina. Normalmente son situaciones temporales, pero si se alargan puede tener graves consecuencias.
  • También lo que oyen y ven en casa puede ser fuente de estrés. Discusiones en casa, problemas económicos de la familia, escuchar las noticias… pueden generarles gran miedo y estrés. Debemos analizar que tipo de información le estamos haciendo llegar para su edad.
  • Los horarios interminables con actividades extraescolares pueden estresar a los hijos por sobrecargarlos. Los niños necesitan jugar, tener tiempo libre e incluso aburrirse.
  • Leer o ver películas de miedo pueden generar estrés y ansiedad. Hay que saber elegir según su edad que libros y películas pueden ver.
  • La autoexigencia también es un motivo de estrés. Querer ser sacar las mejores notas o ser los mejores en clase puede llegar a ser extenuante para ellos.
  • El acoso escolar o bullying provoca problemas muy graves en los niños acosados. Podéis leer nuestro artículo cómo enseñar a tus hijos a enfrentar el bullying si este fuera el caso de estrés.

Como vemos las causas pueden ser varias, por eso hay que estar alerta a los síntomas para saber identificarlo.

¿Cómo saber si tu hijo tiene estrés?

Los síntomas más comunes son:

  • Problemas de sueño.
  • Falta de apetito.
  • Cansancio excesivo.
  • Dolores de cabeza.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Apatía por cosas que antes le encantaban.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • No querer ir al colegio.
  • Sufrir diarreas frecuentes.
  • Cambios de humor frecuente.
  • Problemas para interactuar con otras personas.

Hay que estar atento por si el niño manifiesta alguno  o varios de estos síntomas.

¿Cómo ayudarles a manejar el estrés?

Hay que tener claro antes de nada que no todo el estrés es malo. En una cantidad adecuada es una forma de aprender de la vida y de ellos mismos. De interactuar con su entorno y crecer. No podemos evitarles todos los problemas a nuestros hijos, deben aprender a manejar desafíos para que en el futuro sepan cómo actuar ante sus problemas y se sientan capacitados para ello.

El problema viene cuando el estrés se vuelve demasiado intenso y alargado en el tiempo, pueden provocar enfermedades graves. Lo más importante primero es identificar la causa de su estrés para poder tratarlo. Algunas veces la solución puede ser sencilla, cómo liberarle de clases extraescolares y otras pueden ser más complicadas.

Consejos para manejar el estrés

  • Establece rutinas y buenos hábitos de higiene, sueño y comidas.
  • Ponte en su lugar. Lo que para ti puede ser una tontería para ellos puede ser un mundo. No le restes importancia, escucha sus miedos y preocupaciones sin juzgar ni minimizar. Así conseguiremos que los niños se sientan cómodos hablándonos de ello y se sientan queridos y escuchados. El hecho mismo de hablar del tema puede aliviar su estrés.
  • Según su edad y su carácter, les será más fácil o más difícil hablar de ello. Puede que ni sean conscientes de su estrés. Ayúdale a expresar sus emociones en palabras o en dibujos, y muéstrale como se exterioriza ese estrés (enfado, tristeza, miedo…).
  • Hacer algún deporte puede ayudarles a descargar tensión.
  • No seamos tan exigentes con ellos. Debemos ser tolerantes y flexibles, nuestra exigencia puede ser una gran fuente de estrés.
  • Crear un buen clima en casa. Su hogar en donde se tienen que sentir seguros. No hace falta mentirles ni esconderles nada, puedes informarles de forma breve según su edad lo que ocurre sin dar demasiada información. Los niños se enteran de todo y no incluirlos en lo que ocurre en la familia les hace sentirse desplazados.
  • Pasar tiempo con ellos. Los niños reclaman atención no juguetes. Lo que recordarán de mayores no es lo que tuvieron si no los recuerdos que tengan de estar contigo. Juega con ellos, disfruta de su compañía.
  • Las actividades como yoga con una forma de calmar el estrés. Podéis ver el artículo 6 posturas para hacer yoga con tus hijos.

Si la situación se escapa de tu control, acude a un profesional.

Por que recuerda… ayudarles a gestionar el estrés les hará adultos más competentes.


Categorías

Consejos, Salud

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.