Cómo se limpia un biberón

Limpieza de un biberón por piezas separadas

Puede parecer una nimiedad, pero son muchas las personas que alguna vez se han preguntado cómo se limpia un biberón correctamente. Limpiar un biberón es una tarea muy sencilla. Es habitual el exceso de limpieza por la preocupación que causa los restos de microorganismos que pudieran permanecer en las piezas y debido a ello se recurre al uso continuado de esterilizadores. Sin embargo, se ha comprobado que esto no es necesario si el bebé supera los cuatro meses.

A continuación te mostramos cómo se limpia un biberón de manera fácil y garantizando tu máxima tranquilidad en la higiene del biberón de tu bebé.

Cuándo se recomienda esterilizar

Antes de estrenar el biberón y si el bebé es recién nacido, sí es recomendable esterilizarlo como medida de precaución. Después sólo será necesario hacerlo cada dos o tres tomas, aunque la frecuencia te la indicará mejor tu pediatra.

La esterilización se lleva a cabo en aparatos especializados (esterilizadores) que usan el vapor de agua como medida aséptica. Disponen de varias secciones donde se colocan las diferentes piezas del biberón y un depósito de agua que posteriormente se evaporará tras enchufar el aparato a un suministro de electricidad. Las instrucciones de uso del fabricante te indicarán cómo usarlo correctamente.

Cómo se limpia un biberón con agua y jabón

limpieza a mano de biberón usando cepillo

Una vez llevada a cabo la esterilización (en caso de ser necesaria) lo que haremos habitualmente para una correcta higiene del biberón es lavar a mano con agua y jabón. Eso sí, no con cualquier jabón. Debemos usar jabones específicos de uso pediátrico que son libres de alérgenos, aromas y productos químicos agresivos. Suelen tener una apariencia más líquida que los jabones convencionales y los encontrarás fácilmente en tiendas especializadas, parafarmacias y algunos supermercados.

Es importante tener en cuenta que los restos de leche son un caldo de cultivo excepcional para los microorganismos y debemos asegurarnos de que no quede ningún residuo en el biberón. Para ello, limpiaremos cada pieza por separado con agua caliente y jabón. Por último aclararemos abundantemente con agua.

También podremos hacer uso del lavavajillas cuidando siempre que las piezas queden boca-abajo, de lo contrario acabarán  llenas de restos de agua y jabón y habrá que lavar a mano de nuevo. Teniendo en cuenta estas precauciones, el uso del lavavajillas será una buena opción ya que disponen de programas de lavado a altas temperaturas que garantizan una correcta desinfección.

El uso del cepillo

Después  de lavar debemos frotar las zonas más difíciles de alcanzar con un cepillo especializado que encontraremos también en secciones especializadas de bebés. Sus cerdas están hechas de nylon higiénico que limpian sin dañar superficies. Insistiremos en ranuras, roscas y tetinas que suelen ser las zonas de mayor adherencia residual.

Secado de las piezas

piezas de biberón secando por separado

Luego depositaremos cada pieza del biberón boca a bajo para secar en una superficie limpia con una servilleta de cocina debajo o un paño limpio para que empape bien el agua. Recordemos que la manipulación de las piezas del biberón o cualquier utensilio del bebé debemos hacerla siempre con las manos limpias, sino de nada nos sirve todas las medidas de higienización que llevemos a cabo.


Una vez secas todas las piezas, las guardaremos por separado en un sitio limpio, seco y seguro. Montaremos el biberón justo antes de la siguiente toma.

Una buena higiene garantiza la salud de tu bebé

Con estos pasos tendrás garantizada una correcta higiene de todas las piezas del biberón y gozarás de la tranquilidad que ello supone, pues nos hemos asegurado la total eliminación de residuos que pudieran albergar microorganismos potencialmente patógenos. La higiene es una medida de prevención de enfermedades que debemos practicar siempre para garantizar la salud del bebé. Teniendo en cuenta que su sistema inmune es aún inmaduro y no responde con total eficacia, maximizar las medidas de higiene ayudará a compensar el déficit de un sistema inmune aún en desarrollo. Cuidemos de ellos con una buena desinfección del biberón y todos sus utensilios.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.