¿Cómo sobrevivir a la primer pijamada de tu hijo?

¿Cómo sobrevivir a la primer pijamaza de tu hijo?

Ya sea porque sacó la idea de alguna serie de TV, o porque anteriormente ya fuera invitado a la casa de un amigo, probablemente te llegue la hora de tener que afrontar la primer pijamada, o pijama party de tu hijo en tu propia casa, y como anfitriona y buena mamá, tendrás que conocer algunas pautas para que tu hijo y sus amigos puedan disfrutar de una linda velada sin que la casa se convierta en un verdadero caos.

Lo primero que debes considerar es el hecho de que un pijama party es una gran experiencia para los niños, probablemente la primera en que pasen la noche fuera de su casa en un lugar extraño, sirviéndoles para fomentar su independencia, además de para estrechar los lazos de amistad con sus compañeros, por lo que una vez estipuladas algunas reglas básicas, no deberías oponerte a que tu “bebé” asista a una de estas fiestas, o de que organice una en tu hogar.

¿Cómo sobrevivir a la primer pijamaza de tu hijo?

Pero… ¿Cuándo están preparados los niños para este tipo de encuentro? Sin dudas que esta es una gran pregunta, y además de tener en cuenta la actitud y carácter de cada chico, se considera como una edad adecuada para organizar y/o asistir a un pijama party a la comprendida entre los 8 o 9 años y hasta los 14 o preadolescencia. Ten en cuenta que no es conveniente una pijamada para niños muy pequeños o inmaduros, ya que la experiencia de estar lejos de su casa, durante toda la noche, y con gente relativamente desconocida puede no ser de las más agradables, pudiendo ocasionar algún conflicto que seguramente acabará con toda la casa desvelada, y con los alarmados padres del niño a mitad de la madrugada.

Y una vez que tu jardín o el cuarto de tu hijo se ha llenado de actividad, no te olvides de darle alguna que otra miradita, sin invadirles su territorio pero tampoco sin descuidarlos.

Además, deberás tener en cuenta todo los elementos que la pijamada necesitará para ser un éxito, como la carpa en el jardín, la ropa de cama, música (ni muy fuerte ni hasta muy tarde), y las infaltables películas con sus respectivas palomitas, y aunque en estos casos los films de terror suelen ser los preferidos, vigila que la elección no sea ni muy diabólica ni muy violenta. Y, por supuesto, no te olvides de invitar a dos o tres amiguitos de tu hijo, pero no más de eso!

Más información – Fiesta en pijamas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *