¿Cómo «se curan» los pies planos?

pies planos

Tener los pies planos no es necesariamente una condición patológica, pero si provoca dolor e inestabilidad y compromete la movilidad del niño. Por eso es fundamental intervenir correctamente. Aquí os dejamos todas las intervenciones recomendadas para los pies planos del niño

El pie plano no es necesariamente una patología, pero puede llegar a serlo cuando faltan los mecanismos compensadores, provocando síntomas (como dolor en el maléolo tibial, talón valgo, hallux valgus y garras) que provocan dolor e inestabilidad, comprometiendo la movilidad y la calidad de del niño calidad de vida.

¿Qué causa los pies planos en los niños?

Todos los niños tienen pie plano al nacer. Se trata de una «ventaja evolutiva» que sirve para proporcionar una base de apoyo más amplia en la fase de aprendizaje para empezar a andar. Pero este efecto retrocede de forma natural entre los 8 y los 12 años, cuando los pies empiezan a adoptar una forma similar a la del adulto. Por tanto, en ausencia de deformidades del pie evidentes al nacer, déficits neurológicos o patologías específicas que hagan necesaria una valoración precoz, la edad adecuada para un primer análisis ortopédico de los pies del niño es entre los 6 y los 8 años.

¿Qué problemas pueden causar los pies planos?

Incluso cuando asume un perfil patológico, el pie plano en los niños suele permanecer asintomático y sólo se descubre si el niño es visitado por un ortopedista por diversas patologías concomitantes. En algunos casos puede ocurrir que el niño se queje de cansancio o calambres, que cojee o, más raramente, que sienta dolor en el interior del arco del pie. Son señales que, aunque no se correlacionan directamente con el pie plano, pueden representar señales de alarma de una condición que puede evolucionar hacia otras deformidades como el llamado «halux valgus juvenil».

¿Cómo saber si tu hijo tiene pie plano?

Alrededor de los 6-8 años, la evaluación de los pies del niño por el ortopedista se realiza en primer lugar a partir de las historias del propias niño, de los testimonios de los padres, de la inspección del desgaste de los zapatos y de la observación de la forma de caminar. Ante la presencia de un diagnóstico de síndrome pronatorio, el especialista valorará la realización de una radiografía de los pies en peso, es decir, cuando el niño está de pie, para estudiar la evolución de la deformidad.

¿Cómo se arreglan los pies planos?

Curas blandas

La terapia más eficaz para un niño con pie plano está representada por una alimentación equilibrada y la práctica de un deporte que le permita un desarrollo armónico. De hecho, se ha demostrado científicamente que las plantillas correctoras pueden compensar una deformidad, pero no corregirla. Por otro lado, es fundamental llegar al diagnóstico de pie plano patológico dentro de los 8-9 años de vida, para no descartar las posibilidades terapéuticas que ofrece la cirugía mínimamente invasiva, que solo puede implementarse en la fase de crecimiento del niño.

Cirugía

El tratamiento quirúrgico de primera elección del pie plano patológico en la infancia (hasta alrededor de los 15 años)  es la endortesis sinotarsiana. La endortesis es una prótesis con un diámetro que puede variar de 8 a 10 milímetros, que se coloca entre el calcáneo y el astrágalo, capaz de inducir estímulos propioceptivos que guían el crecimiento del pie, consiguiendo una corrección progresiva de la deformidad.

Es una operación mínimamente invasiva, que dura solo unos diez minutos y requiere hospitalización solo una noche. En niños puede requerir anestesia periférica con o sin sedación. Generalmente se recomienda la cirugía bilateral para dar una sola anestesia y obtener una corrección efectiva en ambas extremidades. Las prótesis más utilizadas hoy en día son de titanio (un material inerte que no provoca reacciones) y a diferencia de antaño, ya no se retiran en el 90% de los casos.

A los 3 días después de la operación, los niños pueden caminar y pueden volver a la escuela, evitando así ausencias prolongadas. A los 15 días se retiran los dos yesos y es posible que los más pequeños puedan volver a practicar deportes acuáticos.

Sin embargo, habrá que esperar 45 días para volver a correr y 4-6 meses para practicar deportes que impliquen un mínimo de riesgo traumático. En los raros casos en los que el joven paciente sienta molestias (por ejemplo durante la actividad deportiva) es posible retirar las prótesis un año después de la implantación sin comprometer la corrección obtenida.

En resumen

¿Cómo mejorar los pies planos en los niños?

Antes de proceder a la corrección quirúrgica se pueden intentar otras vías menos invasivas, por ejemplo practicando deportes adecuados (los más indicados son la danza, el fútbol, ​​el baloncesto, la natación y sobre todo las artes marciales que se practican descalzos) y/o recurriendo a calzado y plantillas especiales.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.