Consecuencias de presionar demasiado a los hijos

presionar

Ayer te hablé sobre la presión que existe en los niños y hoy quiero hablarte sobre algo muy importante que todos los padres deben tener en cuenta para poder valorar la presión que ejercen en sus hijos: las consecuencias de presionar demasiado a los hijos. Muchos padres piensan de forma equivocada que presionarles ayudará a que saquen lo mejor de sí mismos, pero la realidad es muy distinta.

Por eso hoy quiero hablarte sobre los peligros y las consecuencias que los niños pueden experimentar cuando los padres los ponen bajo demasiada presión.

Problemas de salud mental

Los niños que se sienten bajo una presión constante pueden experimentar gran ansiedad. La gran cantidad de estrés puede provocar que los niños desarrollen depresión u otros problemas de salud mental.

presionar

Ideas suicidas

Puedes parecer extremista pero realmente es para alarmarse. Los niños y adolescentes que están sometidos a gran presión por parte de los padres pueden contemplar el suicidio debido a la enorme presión para que saquen notas excelentes.

Problemas de autoestima

Querer que los hijos sobresalgan a toda costa no les hace mejores, les hace sentir inseguros y  a dañar su autoestima. Si quieres que tus hijos crean en lo que hacen y se quieran, tendrás que potenciar lo que saben hacer y no obligarles a que hagan cosas por las que no están preparados porque pensarán que no son lo suficientemente buenos para ti.

Problemas de sueño

Cuando los niños tienen demasiada presión no tardarán en aparecer los problemas de sueño por querer hacerlo todo bien, estudiarán hasta tarde, no dormirán suficiente y tendrán demasiadas preocupaciones… innecesarias para su edad.

Trampas

Cuando un niño sólo siente que lo que realmente importa es el resultado y no el aprendizaje, buscarán maneras de conseguirlo si no llegan a todo, ¿cómo? Copiando o aprovechándose del trabajo de los demás. Para que esto no ocurra hazle ver a tu hijo que lo que realmente importa no es el resultado, sino el esfuerzo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *