Consecuencias infantiles por los juguetes sexistas

Seguro que en estas fechas tus hijos han recibido juguetes, y quizás te estés preguntando si son juguetes sexistas, Estos son los juguetes que reproducen los roles del hombre y la mujer en la sociedad, pero al juguete en sí no podemos darle una categoría que como objeto no tiene. Si una niña juega con una muñeca ésta puede ser considerado un juguete sexista, mientras que la misma muñeca en manos de un niño no lo es.

Al juguete se le convierten en un instrumento ideológico del que se sirve el sistema, en este caso patriarcal, para perpetuarse. Los juguetes, o para ser aún más precisas, los juegos generan valores ligados al modelo de la sociedad actual o futura. En este artículo hablaremos de las consecuencias que puede tener el consumo de juguetes sexistas.

Juguetes sexistas en la sociedad

juguetes para niños de 6 años


Los juguetes deben responder a los intereses del niño, o de la niña, no a los de los adultos de su entorno. No se pretende imponer o prohibir un determinado juguete, sino de ofrecer nuevos patrones de comportamiento entre géneros. Es importante reflexionar y fomentar una educación no sexista. Esto también se logra a través de los juguetes, ofreciendo las mismas posibilidades de desarrollarse como personas.

La realidad es que, hasta el momento, de forma mayoritaria el tipo de juguetes que utilizan niños y niñas no tiene una diferencia casual, sino que son el reflejo de los estereotipos de género. Desde el momento en que se elige un juguete se establece un proceso de discriminación de género.

A las niñas se les suelen regalar los juguetes que tratan sobre el cuidado de bebés, la estética y la imagen personal, las labores del hogar, etc. A los niños se les regalan más juegos de construcción, de acción, deportivos, algunos incluso relacionados con la violencia. Una primera lectura nos lleva a pensar que las niñas obtienen juguetes domésticos, y los niños más a las actividades profesionales.

Algunas de las consecuencias del modelo de estereotipos

Sala llena de juguetes

Algunas de las consecuencias directas que estos juguetes sexistas tienen son que promueven y mantienen la desigualdad y replican la discriminación. Hay un rechazo hacia el niño varón que juega a roles femeninos, que se le considera débil. Los niños con estos juguetes interiorizan la valoración que esos roles tienen para la sociedad.

Los estereotipos eliminan las actitudes espontáneas. Si el niño se rodea y es educado rodeado de estereotipos de género muy establecidos, pierde su capacidad de espontaneidad a la hora de jugar. Algunas de sus actitudes puede llegar a ser sancionada.

Partiendo de la idea de que el juego estimula diferentes capacidades en la infancia, si se limitan los juguetes y los juegos, entonces se limitarán las oportunidades que se desarrollan con ellos. Un niño que juegue a cuidar de un bebé, a cocinar o limpiar, estará aceptando y preparándose para situaciones futuras.

La publicidad y los juguetes sexistas

La publicidad ha sido una de las grandes culpables de que los roles tradicionales entre niños y niñas se mantenga. Pero la publicidad no es el único estímulo que reciben los niños, también le llegan los de la escuela, los amigos, los compañeros, la familia, etc. Los fabricantes saben que, segmentando el mercado, pueden vender el doble, más versiones del mismo juguete. Habrá juguetes de construcción para niños, y casi la misma versión, pero en rosa, para niñas.

Es cierto que en los últimos años ha habido un cierto descenso de la publicidad sexista, pero a veces es un truco, más que una auténtica forma de cambiar las cosas. Que un niño varón aparezca en un anuncio de muñecas, ni soluciona el problema. Rara vez el niño se va a sentir identificado con ese anuncio, con ese juguete, como para pedirlo como regalo.

Los juguetes no son sexistas, somo las adultas, o adultos quienes mantenemos esos estereotipos a través de ellos. Cuando el niño o la niña juega reproduce situaciones o vivencias personales. Por eso es tan importante que los adultos de su alrededor les inculquen modelos no sexistas. Y ahí son importantes los juguetes no sexistas, para reforzar esa idea. No podemos hablar sobre una cosa y luego establecer los roles de género en el juego de nuestros hijos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.