Consecuencias que enseñan cosas equivocadas

Niño aburrido en la escuela

Las consecuencias tienen sentido en la educación de los hijos: no son tan punitivos y les ayuda a comprender a los niños que sus acciones tienen consecuencias, además también formarán parte de las consecuencias y esto les ayudará a comprenderlas mejor y a aceptarlas. El niño hará las cosas o no las harán dependiendo de las consecuencias y aprendiendo de ellas.

Las consecuencias también pueden ocurrir de forma natural y ser una experiencia de aprendizaje increíble para los niños. Pero la mayoría de las veces los padres aplican las consecuencias antes de tiempo, usan el tiempo de espera, les riñen… y después no les explican a los niños el por qué de las consecuencias, qué ocurrirá después o qué se espera de ellos, y los niños se confunden y no saben qué es lo que deben hacer.

Si el padre no está involucrado en las consecuencias no estará enseñando nada que sirva para el futuro. Por ejemplo, si tu hijo no estudia y suspende la prueba o no se cepillan los dientes y tienen una caries, son consecuencias naturales pero tendrás que haberles advertido para que entiendan la magnitud de sus decisiones.

Está claro que las consecuencias, aunque sean naturales no quieres que ocurran porque si no les dicen a tus hijos que si siguen sin estudiar tendrán consecuencias más negativas que tan sólo suspender los exámenes o que si no se lavan los dientes, las caries serán el menor de sus problemas… estarás reprobando lo que hacen y tus hijos pensarán que lo que hacen no está mal y habrán aprendido de forma incorrecta una lección involuntaria.

Las consecuencias que apliques a tus hijos no deberán sentirlas como un castigo por los niños, porque entonces no serán eficaces y la disciplina no será positiva, y es imprescindible para poder fomentar el buen comportamiento.


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *