Consejos: cuidado con la exposición al Sol en los bebés

Exposición al Sol en bebés

En las vacaciones de verano es muy común que toda la familia pase unos días cerca de la playa para poder así relajarse y desconectar de la vida de la ciudad. Esto conlleva a cargar con todo un cargamento de juguetes, flotadores y manguitos para los más pequeños.

Sin embargo, llevar a los niños, sobre todo los recién nacidos y bebés a la playa o piscina resulta perjudicial. Los pequeños son seres muy sensibles por lo que hay que tener especial cuidado en protegerlos. Esto no significa que los tengamos en una burbuja para que no les pase nada pero sí tomar las medidas necesarias para protegerlos de los factores externos que lo pueden perjudicar.

Uno de estos grandes factores es la exposición al Sol mientras están en la playa. Los bebés menores de 6 meses no deben pisar si quiera la playa puesto que su piel aún no está preparada para una excesiva exposición al Sol. Tampoco está preparada para aplicarles cremas protectoras puesto que aún son muy pequeños para saber si pueden o no ser alérgico a las mismas.

Exposición al Sol en bebés

Además, la piel de los pequeños es muy sensible por lo que las quemaduras del Sol en ellos podrían ser muy perjudiciales en ellos. Es por ello, que es a partir de los 6-8 meses cuando se recomienda que estos pueden ir a la playa pero muy protegidos.

La mayor protección que pueden tener los niños a esta edad es la crema protectora, la cual debe tener un alto grado de protección (+50). Además, también debéis proteger su cabecita con sombreros o pañuelos, así como sus ojos con gafas de sol protectoras. Y, también, procurar que tengan una pequeña camiseta de algodón aún cuando estén bajo la sombrilla.

Exposición al Sol en bebés

Esto es fundamental, los bebés debén estar siempre bajo la sombrilla y, a poder ser, introducidos en una pequeña piscina o cubo amplio para mantenerlo siempre frescos. También resulta beneficioso poder llevarlos a la orilla para mojarlos un poco en el mar, así pueden sanar pequeñas dermatitis frecuentes por la sudoración del calor, pero estos se deben realizar en las horas de menor peligro de exposición (de 9 a 11 y de 17 en adelante).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *