Consejos para criar a un hijo introvertido

Todos los padres quieren que sus hijos crezcan felices y bien adaptados a la sociedad. Hacen su mejor esfuerzo para ayudar a sus hijos a prepararse para enfrentar la vida y tener éxito a medida que vayan creciendo. Los padres leen libros de crianza aprender sobre las mejores estrategias para criar a los niños y buscan consejos de amigos, familiares e incluso de expertos en educación. Sin embargo, a veces los consejos y sugerencias que reciben no sirven de mucho cuando los niños son introvertidos.

Ser introvertido NO es ser tímido

Los niños introvertidos a menudo se confunden con niños tímidos, pero ser introvertido y ser tímido no es lo mismo. Los padres pueden ver que su hijo no parece socializar como lo hacen muchos otros niños. Es posible que tu hijo prefiera pasar tiempo solo leyendo o participando en otras actividades individuales en lugar de buscar ansiosamente la compañía de otros niños.

Al querer tener un hijo bien adaptado a la sociedad, estos padres pueden aplicar consejos que pueden ayudar a los niños tímidos a ser más sociables, pero no van a cambiar la naturaleza de un niño introvertido. Si crees que tu hijo es introvertido, ¿cuáles son las mejores formas de ayudarle?

Comprende la introversión

Lo primero que tendrás que hacer es comprender lo que significa ser introvertido. Comprender qué es te ayudará a comprender cómo debes criar a un niño introvertido. Puedes aprender los rasgos más comunes de los niños introvertidos para ayudarte a ver algunos rasgos que tiene tu hijo y que son normales en una personalidad introvertida, por lo que no deberías preocuparte porque tu hijo es feliz así. Por ejemplo, si tu hijo puede preferir pasar tiempo a solas en su habitación con la puerta cerrada o que no sea fácil que comparta sus sentimientos fácilmente.

A menudo, las personas se preocupan de que un niño que pasa tiempo a solas y que no habla de sus sentimientos tenga algún tipo de angustia emocional como la depresión. Es cierto que ese comportamiento puede ser un signo de depresión, pero en este caso, lo que buscamos son cambios en los patrones de comportamiento. La introversión no es una respuesta a las influencias externas; es un rasgo de personalidad. En otras palabras, un niño expresivo y extrovertido que se vuelve retraído y silencioso no se convierte repentinamente en un introvertido.

Probablemente es la preocupación sobre el bienestar emocional lo que lleva a muchos padres (y maestros) a intentar que los niños introvertidos “se abran” y socialicen más con otros niños. Primero aprende sobre la introversión y podrás educar mejor a tu hijo.

Respeta sus preferencias

Sus preferencias no serán las mismas que las tuyas, pero tendrás que respertarlas. Una vez que comprendas mejor lo qué significa ser introvertido, podrás reconocer mejor las preferencias de tu hijo sin alarmarte. Una vez que entiendas cuáles son las preferencias de tu hijo, tendrás que mostrar respeto por ellas todo el tiempo.

Por ejemplo, los introvertidos tienden a tener (y necesitan) pocos amigos. Si ves que tu hijo tiene solo uno o dos amigos mientras ve a otros niños con cinco o más amigos, quizá pienses que tu hijo tiene problemas de socialización. Puede que sientas que debes motivar a tu hijo a hacer más amigos y ayudarle a hacerlo… pero si tu hijo siente que no tiene ningún problema, ¡tú tampoco debes tenerlo!

Tienes que comprender que los niños introvertidos están contentos con pocos amigos y que el no tener un grupo de amigos no es un problema de socialización, es una opción y preferencia. Obligar a su hijo a pasar más tiempo de lo que quiere con otros niños e intentar que tenga más relaciones no lo hará más extrovertido. Esto solo le drenará su y le volverá más irritable (lo que puede hacerte pensar que tienes razón de que tiene problemas). En cambio, puedes dejar que tu hijo tome la iniciativa sobre a quién quiere como amigos y cuánto tiempo él quiere pasar con ellos.

Acepta a tu hijo tal y cómo es

Aceptar a tu hijo tal como es le muestra que realmente le quieres. Piensa en cómo te sentirías si te hicieran las mismas respuestas a tu comportamiento. Si deseas lo mejor para tu hijo, entonces debes respetar sus preferencias aunque creas que debería tener más amigos para estar mejor. Ese es tu pensamiento pero no es su realidad.  Si le haces sentir que su comportamiento de alguna manera no es normal y que te parece que es un problema, eso se traducirá problemas emocionales que no deberían haber surgido si le hubieras respetado desde un principio. Tu hijo puede comenzar a pensar que realmente tiene un problema y que le quieres menos por cómo es su personalidad.

Los niños introvertidos pueden ser más sensibles emocionalmente por lo que puede sentir que no están cerca emocionalmente. No intentes cambiarle porque creerá que realmente no le quieres.

Apoya a tu hijo siempre que te necesite

Cuando al fin hayas comprendido la naturaleza introvertida de tu hijo, notarás que has comenzado a hacer lo mejor por él y también sentirás cómo vuestro vínculo afectivo se está viendo reforzado casi como por arte de magia. Por ejemplo, un maestro puede decirte que tu hijo tiene problemas para socializar porque no le gusta trabajar con otros estudiantes en actividades grupales.

El maestro puede estar presionando a tu hijo para que participe en actividades grupales en contra de su voluntad. Esta es una situación difícil porque el trabajo en grupo se ha convertido en una parte integral de la educación. Tendrás que apoyar a tu hijo, comprenderle y validar sus emociones, pero no trates de convencer al maestro de que excluya a tu hijo del grupo. Independientemente de la personalidad de tu hijo deberá aprender a lidiar con este tipo de situaciones toda su vida.

Solo tendrás que ayudar al maestro a que comprenda por qué tu hijo no disfruta de las actividades grupales, no hay ningún problema, simplemente que trabaja mejor en pequeños grupos o con un niño o dos como mucho.


Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.