Consejos para deshinchar los pies en el embarazo

deshinchar los pies

Tener los pies y piernas hinchados durante el embarazo es muy común, se produce por la acumulación de líquidos en los tejidos, y por lo general aparecen en el tercer trimestre. Aunque, en principio, no tiene consecuencias para el feto, sí las tiene para la madre, con frecuentes molestias. La ventaja es que la hinchazón suele desaparecer con el descanso nocturno, pero si no es así, te vamos a dar algunos consejos y remedios caseros para deshinchar tus pies y piernas, y que estés mejor.

Estos consejos también los puedes seguir tras el parto, cuando es común que se acumule líquido. No obstante y como siempre nos gusta recordarte, esto son solo consejos, si ves que tus pies no se deshinchan, consulta con tu médico, puede que haya otras causas de la hinchazón.

Consejos posturales y cotidianos

Si estás embarazada y desde el primer día quieres evitar que se te hinchen los pies, acostúmbrate a seguir algunas pautas. Estas mismas te pueden ayudar siempre, incluso después del parto. Los pies y piernas se suelen hinchar más con las altas temperaturas. Esto ocurre en verano, cuando debes evitar la exposición al sol, y en invierno, con el calor directo de la calefacción.

Evitar estar mucho tiempo en la misma postura, ya sea de pie o sentada. Intenta cambiar de posición cada 20 minutos. Si tienes un trabajo sedentario, acuérdate de levantarte, ir a llenar un vaso de agua, acercarte al baño, o sencillamente ponerte de pie y sentarte varias veces a la hora. Si por el contrario, estás de pie, sin moverte muchas horas, siéntate un rato con las piernas lo más alto posible. Usa reposapiés y medias de descanso.

No cruces las piernas, mantén la máxima fluidez en la circulación para conseguir deshinchar los pies. Y esto incluye la ropa cómoda y holgada, y ¡zapatos que no opriman y muy flexibles! Trata de hacer ejercicios de rotación de los tobillos, o hacia arriba y abajo. Con 20 veces hacia cada lado es suficiente.

Alimentación y ejercicio físico para deshinchar los pies

deshinchar los pies

Beber mucha agua, al menos 2 litros de agua cada día, mantenerse hidratada ayuda a expulsar los residuos del organismo. Un truco es llevar siempre una botella de agua e ir bebiendo pequeños sorbos de agua. Hay quien le gusta añadir unas gotas de limón, para sentirla más refrescante. Algunos alimentos que son diuréticos y ayudan a deshincar son la sandía, el melón, la naranja, el apio, los berros, los puerros y el tomate.

Volvemos a insistir en una alimentación rica y variada, repleta de nutrientes, ligeras y bajas en grasas. Y a los consejos de siempre añadimos que elimines la sal. La sal empeora los edemas, la hinchazón, y eleva la tensión arterial. Puedes sustituir la sal por hierbas aromáticas y especias.

Hacer ejercicio físico cada día mejora es una de las recomendaciones básicas durante el embarazo. Caminar, al menos durante media hora, nadar, yoga, o aquafitness para embarazadas son algunas de las actividades que mejor te sentarán. Pero si no estás acostumbrada a realizar ejercicios habla con tu médico antes de empezar.

Masajes para deshinchar los pies

deshinchar los pies

Los masajes en las pantorrillas, y los tobillo, si llegas son muy beneficiosos. Si además tienes nociones de reflexología, mejorarás muchos puntos de tu anatomía. Te los puedes dar tú o pedir que te los den, y aprovecha el momento previo de irte a la cama. Los movimientos deben ser circulares y ascendentes para deshinchar, haciendo presión, pero no demasiada.

El aceite de oliva es uno de los remedios tradicionales para deshinchar los pies en el embarazo. Este aceite hidratantes también es un gran antiinflamatorio natural, por lo que además se recomienda en caso de dolores musculares y articulares. También puedes usar esencias de plantas medicinales antiinflamatoria y calmante, como la manzanilla, la salvia, la menta o el romero.

Antes de comenzar estos masajes pon tus pies en agua tibia o fría. Si utilizas agua tibia añade un puñado de sal gorda, bicarbonato, o avena (esta última dejará tus pies mucho más suaves) y pon los pies en el agua durante 10 o 15 minutos. Si prefieres el agua fría, añádele hielo, para que esté tan fría como la aguantes. Deja los pies en remojo durante 5 minutos, esto activará la circulación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.