Consejos para lavar los biberones

Limpiar bien los biberones y chupetes de los bebés es muy importante para prevenir infecciones, ya que su sistema inmunitario todavía no está totalmente desarrollado. Pero ¿cómo limpiarlos adecuadamente para estar seguros? ¿Debemos esterilizar los biberones y chupetes siempre? Os respondemos a vuestras dudas y os contamos unos consejos para lavar los biberones.

Biberones y chupetes, ¿hasta cuándo se deben esterilizar?

Como hemos visto la limpieza tanto de biberones y tetinas es muy importante para proteger al bebé de posibles infecciones. Hasta hace no muchos años, se recomendaba esterilizar después de cada toma. Pero los expertos ahora recomiendan esterilizar la primera vez antes de usarlos,  hasta los 3-4 meses del bebé y una vez a la semana.

Esterilizar todo a todas horas, es como intentar crear una burbuja a tu hijo contra gérmenes, lo que le está impidiendo desarrollar su sistema inmunitario correctamente. Es importante tener una buena higiene de sus cosas pero no es necesario esterilizar todo continuamente como se recomendaba antes. Afortunadamente las condiciones de higiene en los hogares han aumentado y ya no es necesario tanta protección.

¿Qué tipos de esterilización hay?

Hay 3 tipos:

  • Con agua hirviendo: el más usado. Es cómodo y barato. Se pone agua a hervir y en cuanto se ponga en ebullición se ponen las partes del biberón. Tras solo 5 minutos ya podemos sacar el biberón.
  • Con microondas. Para ello necesitaremos un esterilizados especial para microondas. Deberás comprobar que los biberones de tu bebé pueden meterse en el microondas. Después solo hay que seguir las instrucciones del producto para conseguir la esterilización.
  • En frío. Hay productos específicos para esterilizar que se disuelve en el agua, y luego se cubre las piezas del biberón el tiempo que marque la etiqueta.

Consejos para lavar los biberones

Como hemos visto, no es necesario esterilizar todo el tiempo el biberón, chupete y mordedor. Después de que el bebé tenga 3-4 meses ya podemos lavarlo normal siguiendo unas indicaciones:

  • Lávate bien las manos antes de manipular el biberón. De nada sirve lavarlo bien sin luego tienes las manos sucias.
  • Lavarlo con agua templada y jabón. Es la opción más habitual y rápida, deberemos aclarar bien para que no quede ningún rastro de jabón ni de leche. También lo podemos meter en el lavavajillas.
  • Lavarlo nada más terminar de usarlo. Para evitar que queden residuos pegados y sea más fácil de limpiar, deberemos limpiar el biberón nada más terminarlo, separando sus diferentes partes y lavándolas bien con agua y jabón. Incide sobre todo en las partes donde puede quedarse la leche pegada, como la rosca, la tetina y los bordes de dentro.
  • Los cepillos para limpiar biberones son muy prácticos, ya que permite llegar a todos los rincones sin esfuerzo.
  • Dejar secas al aire. Si los secamos con un trapo nos arriesgamos a que todo lo que hemos hecho no sirva para nada y se queden bacterias dentro. Lo recomendado es dejar secar las piezas por separado completamente al aire libre, antes de volver a juntar las piezas.
  • Se recomienda tener más de un biberón para tener siempre uno seco y limpio.
  • No dejes el biberón preparado durante demasiado tiempo, ya que podría contaminarse. Si no te queda más remedio conserva inmediatamente en la nevera.
  • No guardes leche de otras tomas. Si le ha sobrado leche en alguna toma no la guardes, tírala. Se podrían generar gérmenes.
  • Si el agua del grifo no es idónea para beber, tampoco lo será para lavar los primeros bebes aunque esté caliente. Se aconseja hervirla para asegurarse que está en las recomendadas medidas de higiene.

No hace falta volverse locos con la esterilización

Cómo veis ya no es necesario esterilizar todo a todas horas como se hacía antes. A no ser que el pediatra indique lo contrario por alguna patología del bebé, con seguir estos sencillos consejos se asegurarás que tu bebé esté protegido sin pasarse.

Si el bebé toma leche materna no esterilizamos los pezones, con lavarlos bien es suficiente, pues con los biberones igual.

Porque recuerda… debemos proteger a nuestros hijos pero evitando la sobreprotección.


Categorías

Salud

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.