Consejos para lidiar con las rabietas infantiles

Otra de las formas de rabietas es la del “derrame” que son totalmente diferentes y ocurren cuando el niño se siente abrumado por un desborde de sentimientos, sensaciones y estimulos que no puede controlar. No son intencionales ni manipuladoras.

Los niños que son sumamente emocionales, ultrasensibles y se sobreestimulan con facilidad suelen tener este tipo de rabietas. En este caso se tiene que hacer lo posible por calmarlo e intentar rectificar el origen del problema, si fuera posible.

Mantente cerca al niño, permite que tu presencia sea una influencia calmante mientras el experimenta emociones tan fuertes. Dale espacio si lo necesita, pero no lo dejes completamente solo. Tocalo con suavidad si te lo permite. Intenta abrazarlo y acariciarlo para calmarlo.

Utiliza una voz firme pero cordial y dile que deje de llorar. Pidele que respiere lenta y profundamente varias veces para recuperar la compostura. No le permitas hacer nada destructivo, no importa lo molesto que este. Asegurate que sepa por adelantado lo que es acptable y lo que no.

Mas tarde hablale y ayudalo a clarificar los sentimientos que produjeron su rabieta. Ayudalo a crear un plan para la proxima vez. permitiendo que te avise cuando se sienta demasiado cansado o necesite una pausa.

Observa detenidamente para detectar situaciones que puedan provocar la rabieta y haz lo posible para detener todo antes de que se salga de control. Reconoce cuando debes buscar ayuda profesional. La intervencion temprana puede ser una gran ayuda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *