Consejos para mejorar la salud de toda la familia

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud, una oportunidad de oro para recordar lo importante que es cuidar la salud de toda la familia. Cuando llegan los hijos, muchos padres y madres se olvidan de cuidarse a sí mismos. Se centran en la alimentación de los niños, en que duerman bien y las suficientes horas y se preocupan de abrigarlos bien en los días más fríos.

Pero ¿quién se acuerda de comer de forma sana y equilibrada, quién puede dormir lo suficiente para estar bien descansado? Son gestos sencillos que muchas veces olvidamos, por las obligaciones del día a día y por las responsabilidades y cargas que llevamos a las espaldas. Este es un sentir común de la mayoría de los padres, pero no por ello se puede justificar.

La salud es lo primordial, si no gozas de buena salud tanto física como emocional, no podrás cuidar de tus hijos de la forma que deseas. Los hijos son lo primero para la gran mayoría de las familias, pero no por ello debes olvidarte de ti misma ni de tus necesidades. Por ti y por ellos, debes preocuparte de cuidar de tu salud y para no olvidarte, qué mejor que hacerlo a la vez que cuidas de tu familia.

Con pequeños gestos y cambios en la rutina diaria, puedes mejorar de forma importante tanto la salud física como la emocional. Hoy te dejamos algunos consejos para que de forma fácil, simplemente cambiando algunos hábitos, puedas cambiar significativamente la salud de toda tu familia.

Hábitos de vida saludable para mejorar la salud familiar

Disfrutar del tiempo libre es esencial, es la forma perfecta de recargar las pilas para afrontar con energía una nueva semana. Pero si además, lo haces en familia, la recompensa será doble. Organiza excursiones por el campo con los niños, prepara unos bocadillos y sal a disfrutar de la naturaleza. Los niños, especialmente los que viven en grandes ciudades, no tienen demasiadas oportunidades de conectar con el medio ambiente.

Olvídate de las tareas pendientes en casa, deja atrás la limpieza y las cosas que no tienen importancia, y sal a disfrutar del aire puro con tus hijos. La familia, los amigos y las personas que más quieres, son lo único importante y disfrutar de su compañía es la mejor medicina.

Practica deporte con tus hijos

El deporte es esencial para disfrutar de una buena salud, pero no todo el mundo dispone de tiempo suficiente para practicar ejercicio de forma regular. Por ello, es importante encontrar la manera de moverse cada día, ya sea dando un paseo por el parque con los niños o jugando un partido de fútbol con ellos.

También puedes hacer ejercicio en casa con tus hijos, enciende la radio y ponte a bailar. Los niños se unirán y de una forma improvisada, estaréis haciendo deporte, liberando el estrés y disfrutando de la risoterapia.

Alimentación saludable

Una alimentación saludable, equilibrada y variada es fundamental, no es posible mantenerse sano si la nutrición no acompaña. Cocinar con los chicos es una actividad entretenida, divertida y funcional de cuidar la salud de toda la familia. Busca recetas saludables para cocinar juntos, una merienda de fin de semana puede ser saludable y divertida al mismo tiempo.

Por ejemplo, en este enlace encontrarás algunas recetas para preparar crepes dulces y salados, todos ellos deliciosos y fáciles de preparar.

Momentos en familia

Mejorar la salud es una cuestión de sumar hábitos, la alimentación o el ejercicio físico son fundamentales. Pero también lo es pasar tiempo en familia, disfrutar de una conversación en pareja o escuchar a los niños cuando te cuentan las cosas que han aprendido en el colegio. Es necesario aprender a desconectar para poder conectar con aquello que realmente aporta.

Los niños crecen a una velocidad de vértigo y la vida pasa delante de nuestros ojos sin apenas darnos cuenta. Vive el momento, cuida de tu cuerpo y de tu mente para disfrutar de una vida plena.


Sé el primero en comentar