Consejos para que tu hijo mejore su tartamudez

Para ningún padre es fácil descubrir que su hijo puede padecer cualquier tipo de trastorno. Existen muchos problemas diferentes asociados al desarrollo y adquisición de las capacidades de los niños. Aunque lógicamente se trata de una situación dolorosa, es importante saber actuar rápidamente. Puesto que, una atención temprana será fundamental para poder ayudar al máximo al pequeño, sea cual sea su particularidad.

La tartamudez se engloba dentro de los llamados “trastornos del habla y su tratamiento debe estar marcado por profesionales que pueden ayudar al niño de una forma efectiva. Hoy en día, afortunadamente es posible contar con ayuda médica para tratar este tipo de desajustes. Pero lograr que el niño adquiera todas sus habilidades y potenciar al máximo todas sus capacidades, depende de varios factores.

Los 3 pilares del tratamiento de cualquier trastorno infantil

En el caso concreto de la tartamudez, será fundamental que el niño reciba una terapia especializada con profesionales del campo. Pero además, será necesario trabajar en conjunto para lograr los mejores resultados. El tratamiento para mejorar cualquier tipo de trastorno en niños depende de varios pilares fundamentales:

  • Atención temprana: En la actualidad, en España contamos con la inestimable ayuda de los centros de estimulación temprana subvencionados para niños de hasta 6 años. En ellos, trabajan grandes profesionales que pueden ayudar a tu hijo en cualquiera de sus particularidades.
  • Implicación de los padres junto a los profesionales: Por otra parte, es imprescindible que los padres se impliquen en la terapia de los niños. Aunque los pequeños reciban ciertas horas de terapia semanal, qué duda cabe que continuar con ese trabajo en casa ayudará a mejorar su trastorno. Para poder ayudar a tu hijo en su tratamiento, debes conocer las herramientas que los profesionales utilizan, preguntar cómo puedes trabajar con tu hijo en casa e implicarte al máximo en su tratamiento.
  • El trabajo en casa: Pero además de continuar con la terapia y las pautas recibidas en casa, existen otro tipo de ejercicios o hábitos que puedes adquirir para mejorar la condición de tu hijo.

Hábitos para trabajar la tartamudez desde casa

Es importante no olvidarse de tratar a los niños como lo que son, niños. Por lo que, además de las terapias y tratamientos, es necesario mantener su infancia, deben jugar, equivocarse y caerse, para aprender a levantarse y continuar adelante.

A continuación, encontrarás algunos consejos para mejorar la tartamudez de tu hijo desde casa:

  • Paciencia, no termines las frases por el niño. Esto es algo que todos los padres suelen hacer inconscientemente, el niño se atasca y rápidamente terminamos por ellos. Es muy importante que le des su tiempo, de forma que el pequeño pueda terminar de hablar.
  • No le interrumpas. Procura no cortarlo mientras está hablando, aunque se atasque y tarde mucho. Puedes sonreír y hacerle saber que lo está haciendo bien, sin interrumpirlo.
  • Cantar canciones. Canta canciones con el niño y grábalo para que después se pueda escuchar. Cuando cantan, los niños no tartamudean porque gestionan mejor el aire que expulsan.
  • Grabar sus conversaciones. Graba al niño cuando esté hablando, primero cuando esté hablando deprisa y también cuando hable despacio. Después, haz que se escuche a sí mismo, así podrá comprobar cómo cambia su forma de hablar cuando lo hace rápido y cuando no.
  • Jugar al turno de palabra. Por ejemplo, comienza una frase y el niño que la termine. Después, él tendrá que empezar otra distinta y tu terminarla.
  • Trabajar la autoestima del niño. Es fundamental trabajar con el niño para mejorar su autoestima, su particularidad puede suponer un reto social muy importante.
  • No te enfades con él. A veces, es normal perder la paciencia y enfadarse con el niño cuando tartamudea, pero hacérselo ver solo conseguirá un efecto negativo. Si se pone nervioso tartamudeará aún más y evitará hablar para que no ocurra y tu no te enfades. Cuando estés a punto de perder los nervios, asómate a la ventana a respirar aire, ve al aseo y relájate. Es preferible parar un momento, antes que volcar sobre el niño toda la frustración.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.