Consejos para ser neutral en los conflictos de los hijos

Ser neutral en los conflictos de los hijos

Ser neutral en los conflictos de los hijos es fundamental para mantener el orden y la paz dentro del hogar. Si te decantas por alguno de tus hijos cuando tienen problemas entre ellos, es posible que el otro se sienta fuera de lugar e incomprendido. Incluso, puede derivar en una situación de gran rivalidad entre hermanos, en algunos casos, difícil de solventar.

La intervención de los padres y las madres en los conflictos entre hermanos, puede llegar a determinar la relación entre estos. En muchos casos se tiende a dejar que los hermanos solucionen los problemas entre ellos, menospreciando ciertas situaciones que pueden volverse complicadas. Porque mantenerse al margen puede provocar una gran tensión en casa y perjudicar el bienestar de toda la familia.

¿Cuáles son las causas de los conflictos de los hijos?

Los hermanos pueden pasar de reír y jugar juntos, a pelearse por cualquier motivo en cuestión de segundos. Se trata de situaciones habituales y normales que tienen mucho que ver con la propia personalidad de los niños. Quizá uno está jugando con el juguete que quiere el otro o no se ponen de acuerdo a la hora de elegir un programa de dibujos para ver en la tele.

Incluso, una simple cuestión de jerarquía en la casa puede provocar que los hermanos desarrollen rivalidad entre ellos. Generalmente, se trata de llamar la atención, de sentirse más valorado, lo que puede convertirse en una pelea por el amor de los padres. Por mucho que procures tratar de igual manera a todos tus hijos, la fortaleza y la autoestima de los niños es tan débil que cualquier gesto puede llegar a confundir tus sentimientos hacia cada uno de ellos.

Evita posicionarte

Cuando tus hijos se peleen, discutan o tengan problemas, independientemente de la gravedad de los mismos, es fundamental que tu intervención sea neutral en cada momento. Evita culpar a cualquiera de ellos, especialmente si no conoces el origen del conflicto. Es posible que el problema venga de lejos y posicionarte en ese momento por uno u otro, puede desencadenar un problema mayor.

Intenta que los hermanos solucionen sus problemas afrontando las causas. Acostúmbrales a hablar, a expresar cuáles son sus sentimientos lo antes posible. Porque esconder los problemas y los malos sentimientos, puede llevar a los niños a acumular rencor, un sentimiento negativo que con toda probabilidad no sabrán cómo gestionar. Trabaja con tus hijos la empatía, enséñales a ponerse en el lugar del otro para que así puedan comprender cómo se sienten cuando le hacen daño a su hermano.

Los conflictos forman parte de la relación fraternal

hermanos y personalidad

Las peleas entre hermanos son normales, habituales y forman parte de la relación entre los niños. Los hermanos son los primeros amigos que se tienen en la vida, son los primeros compañeros de juegos, de aventuras y el consuelo en ante las primeras dificultades. En cualquier relación social existen dificultades, diferencias de caracteres, pensamientos y convicciones que causan conflictos. Sin que ello suponga la imposibilidad de mantener una relación entre dos personas, especialmente entre hermanos.

Mantente neutral para que ninguno de ellos se sienta inferior, para que no se sientan incomprendidos, ni pierdan la confianza en ti. No obstante, debes estar alerta ante cualquier comportamiento agresivo, ya que la violencia jamás debe ser la solución ante ningún problema. Muchísimo menos cuando se trata de problemas entre hermanos. Generalmente, los problemas más sencillos y los que son más fáciles de manejar, son los que aparecen en la infancia.

No obstante, con la llegada de la adolescencia, con todos los cambios emocionales, hormonales y sociales, es posible que los hermanos comiencen a mostrar diferencias que antes no eran perceptibles. En este caso también es normal que aparezcan diferencias y conflictos, porque a ciertas edades la personalidad está muy desarrollada y los chicos comienzan a formar sus grupos de amigos, donde no siempre encajan los hermanos.

En esta situación y ante problemas de conducta graves, no dudes en consultar con un profesional que te ayudará a encontrar la causa y la solución ante esta dificultad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.