Consejos para sobrevivir a lo que queda de vacaciones

Decoración de Navidad familiar

Los niños ya están en casa algunos días en estas fiestas navideñas que tienen en forma de vacaciones, pero aún queda un poco más de la mitad y es posible que los niños se estén empezando a acostumbrar a no hacer nada por las mañanas, a dormir o a romper las rutinas por completo, algo que realmente les desorienta y les genera confusión más que descanso.

Si tienes a niños en tu casa y están de vacaciones, entonces debes leer esto con urgencia porque necesitas un pequeño manual para poder sobrevivir en lo que les queda de vacaciones. ¿Tu casa está llena de caos? ¿Hay gritos y estrés cada día? ¿Quieres tirarte de los pelos cada vez que llegas del trabajo? ¿No sabes cómo mantener a tus hijos ocupados y felices sin que sea un estrés constante para todos? Los niños pequeños están acostumbrados a tener las mañanas llenas de actividad y si esto no es así… se pueden agobiar, y tú también.

Para que lo que queda de vacaciones sea un camino de paz y tranquilidad (dentro de lo normal), te aconsejo que sigas leyendo estos consejos y los pongas en práctica lo antes posible.

Las vacaciones son para toda la familia, no sólo para los niños

Es cierto que las escuelas están cerradas y que los niños no tienen clase… pero probablemente tú sí que debes ir a trabajar la mayoría de los días. Pero es necesario que intentes ser más flexible en estos días de vacaciones con tus hijos para que puedas pasar tiempo con ellos. Te necesitan, eres su madre. Puedes enviar a los niños con sus abuelos, que les cuide la canguro cuando no puedes dejar la oficina… pero intenta organizarte de tal manera que también puedas dedicarles tiempo de calidad.

Sigue con las rutinas

Las madres tenemos la “mala manía” de olvidarnos de las rutinas cuando son vacaciones y después cuando llega “la normalidad” nos echamos las manos a la cabeza porque no sabemos qué ha pasado. Lo que debes hacer es que tus hijos sigan manteniendo unos horarios similares, al menos en las horas de las comidas o de los estudios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *