Consejos para tener una caja de los recuerdos familiar

caja familiar

Empezar una caja de los recuerdos puede ser algo muy emocionante e incluso se puede empezar con muchas ganas pero si no se hace con constancia al final puede quedar en el olvido y no hacerlo correctamente. Si quieres crear una caja de los recuerdos familiar para que tus hijos lo puedan ver en un futuro, estarás creando una forma maravillosa de conectar con ellos y con su infancia cuando hayan crecido.

A medida que crecemos muchos recuerdos de la infancia quedan fragmentados y por lo tanto no tenemos recuerdos de todo lo que pasó cuando éramos pequeños. Así el hecho de crear una caja de los recuerdos podrá hacer que tus hijos tengan una ventana abierta a los recuerdos de cuando eran más pequeños. ¿Quieres algunos consejos para conseguirlo? ¡No pierdas detalle!

Escoge lo mejor

Puede ser tentador meter todo lo que te gusta como todos sus dibujos o cualquier cosa que hagan para ti, pero tienes que ser consciente que es una caja y que lo mejor es disfrutar de esos dibujos en casa y guardar sólo el mejor, es decir el más significativo.

Cosas pequeñas

También es necesario que escojas tan sólo cosas pequeñas para meter en la caja de los recuerdos. Por ejemplo puedes poner la pegatina del hospital, la primera cadenita de tu bebé, una tarjeta del bautizo o del primer cumpleaños, un mechón de pelo, etc.

caja familiar blanca

Piensa en lo que te gustaría que hubiese

Si realmente quieres conseguir una buena caja de los recuerdos, tendrás que pensar en qué cosas te hubiera gustado que tus padres hubieran guardado en esa caja de los recuerdos si hubiese sido para ti. Estoy segura que tus hijos querrán ver las mismas cosas cuando sean mayores.

Personaliza la caja

La caja cuanto más personalizada esté mucho mejor, porque ella también forma parte de la experiencia. Puedes personalizar la parte de fuera, pintarla, ¡como quieras!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *