8 Consejos para tratar a adolescentes rebeldes

La adolescencia de por si ya es una etapa complicada. Es un momento de cambios, de búsqueda de la propia identidad, las incertidumbres, los cambios físicos, necesidad de independencia y de cambios hormonales. Una falta de gestión emocional puede llevar a que los adolescentes no sepan encaminan estos cambios y su rebeldía aumente. Todo esto puede llevar a que muchos padres se vean desbordados ante las conductas de sus hijos. Aquí os damos unos consejos para tratar a adolescentes rebeldes.

¿Cómo se siente un adolescente?

Todos hemos pasado por ella pero parece un eco lejano. Las inseguridades propias de la edad, las ganas de encajar, la vulnerabilidad, de buscar tu lugar en el mundo pero a la vez sentirnos parte de algo. Se deja atrás la etapa de niño donde todo giraba en torno a la familia. Y es fácil sentirse perdido ante tantos cambios aunque no lo recuerdes.

Se comienzan a tener ideas claras sobre determinados temas sociales, están más alerta a lo que pasa a su alrededor y todo les afecta de un modo mucho más sensible que antes. Intentan romper con las reglas establecidas, quieren ser tratados como adultos aunque todavía no lo sean. Su centro gira alrededor de sus amigos y se dejará a un lado la familia, incluso pueden llegar a verla como el enemigo al sentirse incomprendido.

Los silencios, la rebeldía, las discusiones y las puestas a prueba de los límites están a la orden del día para los adolescentes. Su falta de madurez les lleva a ser impredecibles e impulsivos. La frustración de los padres que no saber como gestionar estos cambios en sus hijos pueden llevarlos a enfrentamientos o a empeorar la situación. Y por otro lado los chicos se sienten incomprendidos ya que no saben reaccionar de otra manera. Con estos consejos esperamos que tu relación con tu hijo adolescente mejore y se fortalezca.

8 Consejos para tratar a adolescentes rebeldes

  1. Estrategias de acercamiento. Puede resultar complicado por que los adolescentes tratarán de mantener las distancias en la búsqueda de su propia identidad. Aún así los adolescentes necesitan a sus padres para que les guíen en este proceso de confusión. No se trata de contenerlos si no de acompañarlos, comprenderlos. Traspasar sus barreras para llegar a ellos.
  2. Ponte en su lugar. Como vimos arriba nos puede costar volver a como nos sentimos de adolescentes pero todos pasamos por esa horrible etapa. Son niños en un mundo de adultos, desorientados y desbordados. Muchas emociones están a flor de piel y todo es un mundo. Aceptar que estos cambios son así y que pasarán nos ayuda a ponernos en su piel. Afortunadamente todo acabará cuando pase la adolescencia.
  3. Negociación de libertades. Los adolescentes buscan libertad a toda costa. Los padres tienen la difícil tarea de llegar a un equilibrio entre sus necesidades y sus límites. Dejarle que haga lo que quiera no es bueno para él y tampoco poner reglas estrictas ya que tratará de romperlas y os pondrá a uno frente al otro. Los límites deben estar bien definidos, teniendo en cuenta la edad y responsabilidad del adolescente.
  4. Sé congruente. Este paso es más complicado para padres separados ya que cada uno tendrá una concepción distinta de los límites. Lo ideal es llegar a un acuerdo común entre los progenitores sobre cuales son sus libertades y obligaciones. Deben ser congruentes y cumplirse por ambas partes. Si no el adolescente verá que puede hacer lo que quiera y que no hay consecuencias.
  5. Escúchale. La comunicación es vital es esta etapa. Pregúntale sobre cosas que le interesen y haz que confíe en ti. No le juzgues o le critiques cuando te cuente algo íntimo o subirá las barreras y será muy difícil que las baje. Escúchale con atención, sin hablar, hazle saber que estás ahí para ayudarle y que puede contar contigo si te necesita.
  6. No le compares con otros. Esto solo crea inseguridades y pérdidas de autoestima. Quiérele por como es sin pretender cambiarlo o que sea otra persona. Necesita de tu amor para crecer emocionalmente sano.
  7. Debe aprender de sus errores. Seguramente habrás cometido errores en tu pasado que no quieres que repita tu hijo. Pero la mejor manera de aprender es cometiendo errores. Les hará madurar y tomar responsabilidades.
  8. Sé un ejemplo. Si ve agresividad verbal o física en casa aprenderá que los problemas se solucionan así. Que vea que sabes gestionar tus emociones de una manera respetuosa y sana.

Porque recuerda… la adolescencia es una de las etapas más complicadas que requieren de tu amor y atención.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Consejos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.