Consejos y recomendaciones para el baño de un recién nacido

Hay mucha controversia en torno a cuándo ha de bañarse por primera vez a un bebé recién nacido. Algunos profesionales recomiendan esperar a que el cordón umbilical se haya caído; otros siguen aconsejando bañarlo al llegar a casa o incluso durante las primeras 48 horas. Se ha demostrado que lo ideal sería, exceptuando situaciones puntuales, no bañar al bebé los primeros días de vida.

Esto es debido a que el bebé al nacer está cubierto de una sustancia llamada vérnix caseoso, que actúa de barrera natural contra las posibles enfermedades cutáneas que se puedan dar en los primeros momentos de vida. Además, mantiene la piel del bebé hidratada y evita que el cuerpo del bebé pierda calor. Se mantiene unos 3 días en la piel hasta que finalmente desaparece. Una vez ha pasado este tiempo, podemos bañar a nuestro pequeño bebé siguiendo estos consejos.

El agua y su temperatura

Si eliges bañar a tu bebé antes de que se le haya caído el cordón umbilical, lo ideal sería que no sumergieras su barriguita en agua. Lo que buscamos con ese cordón es que se seque y se caiga. Mantener el cordón umbilical húmedo aumentaría las posibilidades de una infección y retrasaría su caída. En el caso de que bebé después, puedes sumergirlo completamente en el agua. La temperatura ideal de baño oscila los 36.5 grados centígrados. Pero esto variará dependiendo del gusto del bebé; hay bebés que necesitan un par de décimas más en el agua. Lo importante es no sobrepasar nunca los 38 grados y medio de temperatura.

Productos

Olvídate de los jabones los primeros meses de vida de tu recién nacido. No se manchan, no huelen mal, no necesitan jabones llenos y repletos de químicos. Hoy en día es muy difícil encontrar en el mercado jabones realmente naturales. Y por muy naturales que sean, la piel del bebé es muy delicada y no necesita ningún estimulante que pueda resecarla o aumentar las posibilidades de padecer piel atópica.

Si crees necesario el uso de jabón en alguno de los baños de tu bebé, no te fíes siempre de las marcas más comerciales; cuantos menos ingredientes tenga un jabón de ducha, mejor. Una vez que tengas un jabón adecuado no será necesario tampoco utilizarlo a diario. No frotes la piel de tu bebé con la esponja; da pequeños toquecitos con ella para humedecerle y al secarle haz lo mismo con su toalla.

Frecuencia y horario del baño

La frecuencia con la que has de bañar a tu bebé dependerá de vosotros. Lógicamente un bebé en verano deberá de ser bañado con más frecuencia que en invierno, no sólo por el sudor que pueda escocerles la piel; les ayudará a refrescarse. En invierno no es necesario que bañes a tu bebé todos los días pero si es una rutina que le ayude a relajarse, acuérdate de no usar el champú ni el jabón todos los días.

A muchos padres nos ha pasado que el baño nocturno más que relajar al bebé lo despertaba, por lo que la hora de ir a dormir se atrasaba más de lo que nos gustaba. Algunos bebés toleran mejor el baño al mediodía y a otros en cambio, el baño nocturno les deja listos para dormir unas cuantas horas (seguidas o no, dependerá de la suerte de cada uno). Poco a poco irás conociendo a tu bebé y sabrás que es lo que mejor se adapta a él.

Algunos trucos

Si tu baño es muy pequeño, tal vez una bañera-cambiador no sea la mejor de las opciones. Como norma general, los cambiadores con bañera no suelen durar más de dos meses, los bebés crecen tan rápido… Lo más recomendable es comprar una bañera amplia de plástico para adaptarla a la bañera grande o al plato de ducha (o en el lugar que vayáis a bañar al bebé). Algo que me pareció imprescindible desde que lo adquirí fue la hamaca de baño. Consiste en una tela sobre una especie de “Z” metálica que sujetará al bebé y os permitirá tener más movilidad. Siempre con supervisión por muy quieto que parezca estar el bebé.

Y antes de aventuraros con el baño, aseguraros de tener preparada toda la ropita del bebé para que al salir de la ducha no tenga que estar demasiado con la húmeda toalla. Preparad aparte una toalla extra; los baños relajan tanto a algunos bebés que al salir de ellos pueden tener algún pequeño accidente. ¡Disfrutad de estos momentos tan únicos!

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

El bebé, Higiene

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y no lo cambio por nada! Me gusta estar informada acerca de todos los temas actuales respecto a la crianza de nuestros pequeños y compartir lo que aprendo con todos vosotros. Creo firmemente en que los niños de hoy en día pueden cambiar el futuro de nuestra Tierra. Amante de la ciencia, de lo paranormal, de nuestro universo y enamorada de mi hija. Soy pequeña pero guerrera, así que ¡vamos al lío!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.