¿Se puede considerar que los influencers hacen trabajo infantil?


Probablemente tu hijo o hija te sorprenda diciendo que quiere ser influencer, no que quiere serlo cuando sea mayor, sino ahora, ya. Los niños influencers, han venido para quedarse y son una parte de la industria de la comunicación y el marketing. Son una herramienta más como antes eran los niños modelos en los anuncios,

¿Qué debemos hacer si nuestro hijo quiere ser influencer, cuál es su marco legal, se considera trabajo infantil? Estas y otras cuestiones vamos a tocarlas en este artículo, pero hay algunos vacíos legales y éticos que quedarán en el aire.

Influencers niños y adolescentes

El fenómeno influencer se inició hace más de 10 años y se trataba de adolescentes o jóvenes, pero hoy en día la edad ha ido bajando y encontramos famosos influencers de 5 años. Todos y todas, incluyendo niños, tenemos la capacidad de ponernos delante de una cámara y probar un producto. Pero son los nichos y las marcas de juguetes quienes se están llevando el mercado en este sentido. De los típicos niños y niñas probadores de productos infantiles, se ha pasado a estos mismos influencers en la moda, o la alimentación.

Muchos anunciantes recurren a los influencers de 12, 14 y hasta 16 años. Estos jóvenes adolescentes publican sus contenidos de manera independiente e individual, y son sus padres quienes gestionan sus ganancias, que no son pocas, pero en la mayoría de los casos los contratos los firman ellos mismos, con sus tutores.

En España, excepto si se trata de plataformas específicamente infantiles, a partir de los 14 años es cuando se puede estar legalmente en las redes sociales. Aparecer antes de esa edad supone una irregularidad que, de momento, las propias redes sociales han pasado por alto y miran hacia otro lado.

Marco legal de los influencers niños

Los niños que aparecen en las redes, canales y plataforma sólo son la cara. En España son sus padres, o tutores legales quienes están autorizados a firmar sus contratos. Estos adultos ejercen como managers, contables, son los que limitan su actividad en redes sociales y cualquier colaboración o ingreso.

La facturación suele venir a través de agencias de influencers o de alguno del padre o la madre como autónomo. Hay influencers niños que cobran 50 euros por cada foto publicada y otros llegan a los 1.000 euros, estos últimos además suelen ser hijos de famosos.

En España se permite que de manera excepcional, por una ley de 1985, menores de 16 años puedan participar excepcionalmente en espectáculos públicos. No es el caso, porque los niños influencers lo hacen de manera habitual, y no está claro que se trate de un espectáculo público.

Contexto emocional de los niños famosos

Los niños, por muy famosos que sean siguen siendo niños, o deberían seguir siéndolo. Es posible que muchos de ellos disfruten de la fama, o jueguen a posar, y les resulte divertido, de hecho hay muchos niños influencers en el mundo de la moda. Pero ¿te imaginas tener que estar siempre haciéndolo? no sabemos los problemas que pueden llegar a tener con la gestión de la fama.

Las colaboraciones de los niños, en la mayor parte de los casos, requieren un compromiso alto con la marca. Y este compromiso también se puede desvanecer con la aparición de otro u otra influencer. Mantener un perfil en las redes sociales de esas características requiere mucho trabajo y dedicación que el niño o la niña no va a poder destinar a sus juego u otras actividades, como sociabilizar con sus amigos,

Muchos padres y madres llevados por las redes son los encargados de “presionar” al propio niño para que abra su canal de Youtube. Hay quienes son famosos, y quieren que sus hijos lo sean, o tienen tablas en casting de moda y cine y animan a los niños para que sigan sus pasos. Hay niños con blog que, conociendo la edad que tienen, te das cuenta que son sus padres o una agencia la que está detrás de cada artículo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.