El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar daños para toda la vida

El 100 por ciento de los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) son prevenibles; para ello, cualquier mujer embarazada, o que crea estarlo debe abstenerse de consumir alcohol; si no pueden abandonar el hábito y necesitan ayuda, deberán buscarla en su entorno más cercano, o consultar a la matrona / el ginecólogo. Un nuevo informe de los CDC señala que 3.000.000 millones de mujeres estadounidenses podrían estar corriendo el riesgo de exponer a sus bebés durante la gestación.

¿Lo sabías?: es normal que ante la primera evidencia de embarazo se deje de consumir alcohol, recuerdo que el nivel de seguridad es 0 %; pero hay un pequeño detalle que se nos suele escapar, la mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas hasta a partir de la semana 4. Este último dato supone un problema especialmente en embarazos no planeados, y la cifra mencionada en el anterior párrafo (3 millones de mujeres) se refiere a todas aquellas que consumen alcohol y por otra parte no utilizan métodos anticonceptivos.

Una nueva vida empieza con la concepción, y desde entonces todos los órganos se empiezan a desarrollar, en cualquier momento pueden ser dañados por el alcohol, si la madre consume. No solo se trata de los TEAF, porque también se pueden producir abortos involuntarios, muerte fetal, prematuridad y síndrome de la muerte súbita del lactante.

Los efectos de consumir alcohol estando embarazada pueden prolongarse durante toda la vida

Recomendaciones.

Las intervenciones que realicen los profesionales de la salud se centrarán en recomendar la abstinencia de alcohol a cualquier mujer embarazada, o que desee concebir un hijo; por otra parte los pediatras o consejeros de salud de población adolescente, deberían recomendar métodos de anticoncepción, y a la vez evaluar los patrones de consumo.

Beber demasiado es un riesgo.

Como parte de la infografía presentada por los CDC, la imagen de abajo refleja las cantidades de alcohol máximas, a partir de las cuales, beber es un riesgo que no vale la pena asumir en ningún caso (se esté o no embarazada): 8 o más copas a la semana, beber alcohol cada pocas horas, el consumo por debajo de la mayoría de edad… y el colectivo de mujeres embarazadas (para el que la recomendación es nada de alcohol).

El riesgo de beber durante el embarazo es mayor entre las mujeres de entre 25-29 (10,4%) y menor entre los 15-20 años de edad (2,2%), según el informe


Categorías

Embarazo

Macarena

Hace 14 años y medio conocí a mi gran maestro, dos años después llegó al mundo una persona que hace honor a su nombre (Sofia); no se parecen a... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *