Contigo, en el Día del Padre

Para muchos, el Día del Padre es un día cualquiera, es decir, es un día más en el calendario. Pero para otros muchos, el Día del Padre es un día de celebración por todo lo que esto significa. En realidad, el sentimiento hacia este día es bastante individual y muy personal, ya que puede hacer sentir emoción o dolor en caso de haber perdido a un padre o de tenerle lejos o simplemente, de no tenerle.

Hoy está dedicado a todos esos padres del mundo que sí están al lado de sus hijos. Que se preocupan por ellos, que se despiertan por las noches para consolar a sus pequeños cuando le necesitan. Para todos esos padres que son fieles a sus familias, que sacrifican parte de su tiempo libre para buscar actividades para hacer en familia.

Hoy está dedicado a esos padres que trabajan duro cada día tanto fuera como dentro de casa para poder sacar a su familia. Esos padres que luchan codo con codo con la madre de sus hijos, tanto si es su pareja como si no lo es para que los niños crezcan fuertes y sanos (tanto física como emocionalmente). Por esos padres que lloran, abrazan, besan y educan en igualdad tanto a sus hijos como a sus hijas.

Padres que saben que la disciplina positiva junto con el amor incondicional son la mejor base educativa para criar a niños felices y tener una familia llena de armonía. Para todos esos padres que si leen esto se están sintiendo identificados, porque esos padres son los que hoy, pueden disfrutar de su día. Porque aunque solo sea un día en el calendario, se es padre los 365 días del año… Y ése es el verdadero mérito de ser padre, ¡serlo cada día de tu vida! ¿Cómo lo vais a celebrar?


Sé el primero en comentar