Controlar las emociones: Los niños aprenden a través de los adultos

Controlar las emociones - Los niños aprenden a través de los adultos

Los niños aprenden con el ejemplo de los adultos, y no discriminan qué es lo que bueno de lo malo, qué es lo que tienes que aprender y qué es lo que no.  No hay nada más contraproducente y anti-pedagógico que gritarle a un niño (o a un adulto delante del niño) cosas como… ¡que te he dicho que no me griteeesssss! ¿Te suena? Perder los nervios no es justificación. Es vital controlar las emociones para el buen desarrollo del niño, tanto cuando nos dirigimos a él como cuando nos dirigimos a otros en su presencia.

Si perdemos con facilidad los papeles y gritamos por cualquier cosa, ¿qué esperamos que haga el niño? Si nosotros como adultos no hemos sido capaces de aprender a manejar las sistuaciones, ¿cómo va a aprenderlo nuestro hijo?

La teoría es bastante sencilla, aunque la práctica lleva tiempo. Aun así, merece la pena intentarlo. Nadie es perfecto, pero si no queires ver en tu hijo la peor parte de ti elevado a la enésima potencia será mejor que le pongas remedio y que apliques estos pequeños consejos desde el principio, desde el nacimiento de tu bebé o, al menos, desde que leas esto.

#1 – Aprende a reconocer tu estado de ánimo

Si no eres capaz de reconcoer cuáles son los síntomas que sufres justo antes de perder el control va a ser mucho más difícil que te controles. Analiza qué cambios ha sufirdo tu cuerpo las veces que te has enfadado y aprende a identificar los factores que produjeron esos cambios. Esto te ayudará muchísimo cuando tengas qeu enseñar a tu hijo a controlarse a medida qeu se haga mayor.

#2 – Para, respira y cuenta hasta 3

O hasta si hiciera falta. Cuando identifiques algo que te va a hacer perder los papeles, para y respira hondo. No pienses, solo para. Te ayudará a controlar el impulso.

#3 – Empatía

Intenta entender lo que ha pasado y a ponerte en el lugar del otro. Valora también la situación en la que podrás a los que están a tu alrededor si te dejas llevar por la ira.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *