Cosas que debes saber sobre el recién nacido

Un bebé recién nacido es lo más bonito que una familia pueda recibir en el hogar. Los bebés son seres dependientes que necesitan de sus padres para poder subsistir y desarrollarse de forma equilibrada. Quizá te hayas leído todos los libros sobre bebés, pero siempre habrán algunos aspectos que se escapen, posiblemente porque sean tan básicos que los hayas pasado por alto.

Pero, ¡ojo! Que sean aspectos básicos no significa que no sean importantes. A continuación vamos a hablarte sobre algunas cosas que debes saber sobre los recién nacidos y que posiblemente no sepas… ¡aunque puedas intuirlo!

El bebé puede ser divertido

Es cierto, un recién nacido no sonríe y necesita atención constante por parte del adulto, pero también pueden ser divertidos. Divertidos físicamente. Cuando un bebé nace es posible que no sea igual de bonito que los bebés que ves en los anuncios. Al pasar por el canal del parto, es probable que su cabeza de haya deformado un poco para conseguirlo, que tenga la cara y los ojos hinchados. No debes preocuparte, este aspecto es solo temporal y en tan solo unos días será el bebé precioso que te imaginaste antes de verle por primera vez.

No esperes sonrisas hasta que pasen 6 semanas

No esperes recompensas emocionales o sonrisas durante las 6 primeras semanas de vida de tu bebé. Durante estas 6 primeras semanas tendrás al jefe más exigente que hayas podido conocer hasta el momento. Los recién nacidos necesitan que sus necesidades básicas y emocionales sean atendidas en el momento.

Esto puede hacer que te agotes tanto física como mentalmente, pero debes tener en cuenta que todos tus esfuerzos tendrán recompensa en pocas semanas. Cuando veas a tu hijo sonreír, sabrás que cualquier esfuerzo que hagas por él, merece la pena.

Cuidado con el cordón umbilical

El cordón umbilical es muy delicado y deberás tener cuidado con la pinza que le pusieron en el hospital. Esta zona deberá estar siempre limpia y seca para que cicatrice bien y que se caiga por sí sola. Si el ombligo de tu bebé empieza a tener un tono extraño, supura pus o huele mal, deberás ir inmediatamente al pediatra para que vea en qué condiciones se encuentra.

Si se mantiene sexo se cae más rápido y suele tardar aproximadamente dos semanas. Si el cordón se moja, deberás secarlo. Si sangra un poco no pasa nada, pero si ves que algo raro ocurre o que no te parece normal, ante la duda acude siempre al pediatra en busca de consejo.

Su cabecita te dará miedo

Es normal que te dé miedo, su cabeza no tiene los huesos del cráneo totalmente cerrados y esto puede hacer que le sobreprotejas. Esto no es malo. Necesitas tener cuidado con la cabecita de tu pequeño. Las fontanelas de los bebés ayudan a que el craneo del bebé pueda moldearse mientras pasa por el canal del parto.

Pero tampoco te obsesiones, no tienes que preocuparte demasiado. No pasa nada si peinas por encima de estas zonas más blandas de la cabeza de tu bebé, o que le acaricies suavemente su preciosa cabecita. Lo que es extremadamente importante es protegerle de cualquier golpe en la cabeza.

Si tiene hambre, te lo hará saber

El llanto es la forma en la que un bebé se comunica, por lo que deberás comenzar a conocer sus llantos y saber por qué llora en cada momento. Los bebés recién nacidos necesitan comer cada dos o tres horas, y si estás amamantando es posible que tengas dudas sobre si tu bebé come lo suficiente o si no lo hace.

El peso del bebé es el mejor indicador durante los primeros días para saber si realmente está bien alimentado o no. Tu pediatra deberá revisar la salud de tu bebé después de que hayáis salido del hospital. Un recién nacido pierde del 5 al 8% de su peso durante la primera semana de vida, pero lo recuperará durante la segunda semana.

Los pañales también te dirán si está bien alimentado. Tu bebé tendrá que mojar y llenar de cinco a seis pañales al día durante las primeras semanas y hacer entre una y dos deposiciones diarias.

La piel seca es normal

La piel seca es normal en los recién nacidos, por lo que es muy importante que tengas una buena crema hidratante para bebés. Deberás ponerle crema hidratante cada día, de esta manera evitarás que le salgan heridas o eccemas en la piel a causa de la sequedad que tiene de forma natural. Recuerda comprar una crema hidratante para bebés que sea hipoalergénica y que no contenga fragancias.

Durante los primeros meses de vida de tu bebé, pueden aparecerle pequeñas protuberancias rosadas, erupciones en la piel o en el culito del pañal e incluso, le puede aparecer acné del bebé. Esto puede durarle unos meses.

No tienes que pasarte los días en casa

Aunque si hace mucho frío y mal tiempo es aconsejable pasar más tiempo en casa si tienes bebés, no es necesario que te pases meses enclaustrados en casa. Puedes llevar una vida normal pero siempre usando el sentido común cuando salgas a la calle. Mantén alejado a tu bebé del sol y evita a cualquier persona que esté enferma.

Los espacios cerrados llenos de gente tampoco son aconsejables. Si tu bebé tiene hermanos mayores, enséñales a que le toquen los pies y no las manos o la cara, así evitarás que le contagien cualquier virus. Y si tienes invitados en casa, no les permitas que toquen a tu bebé sin haberse lavado las manos antes.

Para comunicarse contigo, llorará

Como hemos apuntado anteriormente, el bebé solo sabe comunicarse a través del llanto. Es la forma de decirte que necesita algo. Así podrá decirte si tiene hambre, frío, el pañal sucio o si simplemente quiere que le des amor. Estas primeras conversaciones contigo pueden ser algo frustrantes, pero debes saber que con el paso de los días, le entenderás perfectamente. Pero tampoco hace faltas que esperes al llanto para atender a tu bebé, también tienen un lenguaje no verbal muy desarrollado: si tienen sueño bostezarán o se tocarán los ojos, si tienen hambre se chuparán los puños, si les duele algo arquearán el cuerpo, etc.

Y recuerda que esta etapa es preciosa… ¡y fugaz!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *