Cosas que harás diferente cuando nazca tu segundo hijo

moda mujer embarazada

Cuando se espera el segundo hijo casi de forma inevitable se compara el embarazo con el primero o la crianza que se hizo en las primeras semanas del primer hijo con las que serán del segundo. La realidad es que cuando se espera un segundo hijo, las cosas no serán lo mismo que con el primero, porque ya hay mucho camino recorrido y las experiencias previas te ayudarán a poder aprender a mejorar las cosas.

Ahora si estás esperando tu segundo hijo quizá no sepas que el amor no se divide, sino que se multiplica y cuando tengas a tus hijos delante de ti, te darás cuenta de eso. Pero la realidad es que la crianza tampoco será la misma con tu segundo hijo porque habrán cosas que cambiarán y que harás diferente. Si tienes ya un segundo hijo te habrás dado cuenta ya de lo que te voy a explicar a continuación, y si estás esperando no te pierdas lo que pasará.

No te importará tanto la ropa

Con tu primer hijo, es más que probable que tuvieras una colección de conjuntos en el armario, de esos conjuntos preciosos, pequeños vestidos adorables, conjuntos a juego, mantas tejidas a mano… y que utilizaste la mitad de todo eso. Aprendiste a que no es necesario tener tanto, porque los bebés crecen rápido. Quizá antes lavabas la ropita a mano o con un detergente especial para bebés y después ordenabas la ropa por temporada y tamaño… y te diste cuenta de la cantidad de tiempo que perdías en esto.

Con tu segundo hijo, también querrás que vista bien pero al mismo tiempo no te preocuparás tanto por ordenar la ropa o por si va a juego. Intentarás evitar el comprar tanta ropa porque sabes que es perder tiempo y dinero e intentarás reciclar toda la ropa posible de tu primer hijo. También, te darás cuenta que mientras utilices un detergente suave, la ropa de tu bebé se puede lavar con la colada de toda la familia -siempre y cuando no tenga problemas de piel-.

segundo hijo

No te asustas tanto en temas de salud

Muchas mujeres, sobre todo las madres primerizas se convierten en hipocondríacas totales. De repente se dan cuenta de que el mundo está lleno de gérmenes, a la espera de infectar a su precioso e indefenso bebé. Quizá con tu primer bebé hervías biberones y chupetes diariamente, limpiabas los juguetes con toallitas cada día, tenías todos los enchufes cubiertos y tenías todo tan limpio que daba miedo. Tampoco permitías a nadie tocar a tu bebé sin que se lavase la manos primero… si alguien estornudaba o tosía en dirección a tu bebé pedías amablemente que no lo volviera hacer porque tu bebé podría enfermar por su culpa.

Pero con tu segundo hijo la cosa empieza a ser más flexible. Si bien es cierto que debes tener cuidado con los gérmenes, no es necesario que te obsesiones tampoco. Una buen higiene es imprescindible pero sin llegar a obsesionarse.

Tu estándares de limpieza van a cambiar

No te darás cuenta al principio pero ocurrirá. Tus estándares de limpieza cambiarán. Seguramente cuando fuiste mamá por primera vez te las arreglaste para mantener tu casa limpia, para organizar todo y que todo estuviera impecable… aunque acababas agotada. Cuando un segundo bebé entra en escena, es posible que pasen varios días antes de que descargues el lavavajillas o de que dobles la ropa de la colada. Pasar la aspiradora pasarás a hacerlo una vez cada semana o dos semanas… y no te importará tanto. Es más importante que te sientes a descansar y que tus hijos pasen tiempo de calidad contigo a que pases demasiado tiempo limpiando y agotándote. Poco a poco tendrás más organización pero no antepondrás la limpieza a tu cordura. Eso se acabó para siempre.

barriga embarazada 8 meses

No harás caso a todo lo que lees

Con tu primer bebé seguramente leías y leías mucha información para poder estar bien documentada de todo. Pero con tu segundo hijo te habrás dado cuenta que la experiencia es la que realmente te ayudará -junto con la información- a entender la crianza de los bebés y niños… y que tu instinto tiene mucho que decir al respecto también.

No harás tantas fotos

Con tu primer hijo es posible que tengas carpetas y carpetas en tu ordenador con fotografías casi diarias de cada cosa que hacía: comiendo galletas, durmiendo, los primeros pasos o sus dientes. En cambio, con tu segundo hijo sabrás cuáles son las fotografías que realmente quieres tomar y cuáles no son necesarias porque simplemente se pierden. Quizá no tengas tantas fotos y no te preocupes en tenerle en miles de imágenes en tu teléfono o portátil, porque lo que realmente importa para ti es pasar tiempo de calidad con tus dos pequeños.

madre-con-sus-dos-hijas-maternidad

Dejas de ser una madre helicóptero

Eso se acabó. Sabes que no es necesario y que en el fondo solo traerán problemas a su desarrollo. La tendencia a ser una madre helicóptero o sobre protectora empiezan a frenarse. Si con tu primer hijo solo te preocupabas por todo lo que hacía, por si comía o no, si dormía más o menos o si la caca que hacía era normal y suficiente… ¿para qué sirve estar tan preocupada tanto tiempo?

Cuando nazca tu segundo bebé la hélice de tu helicóptero estará rota. Con tu primer bebé seguramente comprobabas a mitad de noche que respiraba… con tu segundo bebé no es necesario, sabes que está bien. Es posible que con tu segundo niño te des cuenta de que tienes mayor confianza contigo misma y que sabes cómo hacer las cosas para que salgan bien o bastante bien. Ahora, las cosas de los recién nacidos no te resultan tan aterradoras. No sentirás tanto estrés y no tendrás que revisar si tu hijo respiraba cada 20 minutos.

Estas son algunas cosas que harás diferentes con tu segundo hijo respecto con el primero. Quizá, si ya has tenido a tu segundo hijo te hayas dado cuenta de otras cosas que también has cambiado, ¿nos lo cuentas?

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *