Cosas normales del recién nacido que no deben preocuparte

Ser padre o madre primerizo supone una montaña rusa de sensaciones, vivencias y experiencias. Cada día se suceden nuevas cuestiones, la mayoría de las veces imprevistas, que suelen ocasionar temores, ansiedad y preocupación por el estado del bebé. Muchas de las cosas que les suceden a los bebés, son del todo normales y les ocurre a la mayoría de los pequeños, especialmente durante los primeros meses de vida.

Conocer cuáles son las cosas normales que suelen darse en el recién nacido, te ayudará a la hora de gestionar la situación. No obstante, siempre debes confiar en tu propio instinto ya que eres la persona que mejor conoce a tu bebé. Si observas que su comportamiento no es el habitual, no actúa como cada día o notas que se encuentra mal, acude rápidamente a la consulta del pediatra para que puedan valorar la situación.

Estas son algunas de cosas que ocurren con normalidad durante los primeros meses de vida del bebé. Muchas de ellas afectan a la mayoría de los recién nacidos y no debes preocuparte en exceso.

Afecciones típicas de la piel en recién nacidos

La piel del bebé recién nacido es extremadamente delicada, por lo que suelen presentar distintos problemas comunes. Uno de los problemas más habituales es la llamada costra láctea, se trata de una dermatitis causada por la leche. Los síntomas aparecen en la cabeza del bebé, generalmente en el cuero cabelludo, y son fáciles de reconocer porque aparece una especie de “caspa” en un tono amarillento.

La dermatitis del pañal es otra afección de la piel, muy frecuente en recién nacidos. Es muy importante mantener seca la zona y cambiar el pañal con frecuencia, ya que los residuos físicos contienen un grado de acidez muy elevado para los bebés y por ese motivo su piel se irrita con facilidad. También puedes utilizar cremas al agua específicas para esta zona.

Otra de las afecciones de la piel de los bebés, es la llamada miliaria o sudamina. Se trata de una erupción en la piel a causa de la sudoración. Los síntomas son unos granitos blancos, similares al acné y suelen aparecer en la frente, en las mejillas, en los párpados e incluso pueden aparecer en la nariz. Es importante no tocarlos ya desaparecerán naturalmente.

Los genitales y las mamas

Es muy normal que exista una influencia de las hormonas maternas en los genitales y las mamas del bebé. Puede darse el caso de que el bebé tenga las mamas inflamadas durante las primeras semanas de vida. Los pediatras recomiendan no presionar la zona, la inflamación desaparecerá de forma normal.

Por otra parte, es posible que los genitales de tu bebé tengan alguna característica especial como influencia de las hormonas maternas. En el caso de las niñas, es normal que los labios mayores estén algo abultados, también puede aparecer una sustancia blanquecina entre los pliegues de los labios e incluso, que durante unos días expulse por la vagina una sustancia mucosa, de nuevo como consecuencia de las hormonas maternas.

En el caso de los niños, puede aparecer una pequeña fimosis que en principio no requerirá ninguna intervención. Tampoco es recomendable forzar la piel del prepucio ni manipular esta zona tan delicada del bebé.

Hipo, ruidos nasales y otras curiosidades

El hipo es muy frecuente en recién nacidos y bebés de pocos meses, es una consecuencia de la inmadurez del diafragma. Es un fenómeno natural que no debe preocuparte, ya que aunque resulta molesto, para el bebé no supone ningún problema.

También es frecuente que la respiración del bebé esté acompañada de ruidos nasales, algo que suele producirse durante los primeros meses de vida. No debes preocuparte en exceso, simplemente vigila que el bebé respire correctamente y no sufra de apneas del sueño.

El sueño y los hábitos de los recién nacidos suelen ser muy curiosos, y para los padres primerizos, pueden ocasionar algunos temores. Es muy normal que el patrón de sueño y las rutinas del bebé sean completamente contrarias a los de los adultos. Poco a poco, aprenderán a estructurar el día de forma natural. Para que esto ocurra, es importante establecer ciertas rutinas como la hora del baño, la hora del juego o la hora de dormir.

De esta forma, el reloj biológico del bebé se regulará naturalmente y los hábitos del bebé irán en concordancia con los tuyos propios.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.