Cosas que afectan a tu fertilidad

problemas de fertilidad

Muchas mujeres luchan mes a mes por quedar embarazadas sin éxito, algo que sin duda pueden hacerles sentir mal. Lo primero que debes saber es que si estás intentando quedar embarazada pero no lo consigues, no es culpa tuya… no es culpa de nadie. Hay mujeres que tardan más que otras y eso no debe hacerte sentir mal, ¡en absoluto! Simplemente tendrás que cambiar algunos hábitos de tu vida para poder tener más probabilidades de quedarte embarazada y de potenciar de este modo tu fertilidad.

También deberás dejar de obsesionarte si te obsesiona demasiado la idea de quedarte embarazada. Porque quizá tú sepas que hay cosas que afectan el embarazo, es decir cosas más normales, pero también pueden haber otros factores que causen una disminución de fertilidad y que ni siquiera te des cuenta que ocurre en tu vida. Así que a partir de ahora, tendrás que tener todos los siguientes factores en cuenta.

El peso

El peso es fundamental tenerlo en cuenta para quedarte embarazada. Tanto si tienes sobrepeso como si tienes un peso demasiado bajo puede influir muy negativamente en tu fertilidad. Para que puedas quedarte embarazada con mayor facilidad es necesario que mantengas un peso saludable, es decir que calcules tu IMC (Índice de Masa Corporal) y que te mantengas dentro de los parámetros normales. Tanto si tienes sobre peso como poco peso, pueden desarrollar problemas en el embarazo y que tu bebé se vea afectado también.

problemas de fertilidad

Fumar o beber

Ya se sabe que cuando una mujer se queda embarazada no puede fumar ni beber porque es potencialmente peligroso para la salud del bebé. Pero si quieres quedarte embarazada estos hábitos no son para nada saludables ya que afectan directamente a tu fertilidad. Tanto si te fumas un cigarro como si te fumas 10, o si bebes alcohol dos veces a la semana o más… estarás perjudicando tu salud y por tanto tus posibilidades de quedar embarazada.  Fumar o beber no es nada saludable para nadie, así que si tienes estos hábitos es mejor que te deshagas de ellos lo antes posible.

Un estilo de vida poco saludable

Cuando me refiero a un estilo de vida poco saludable no me refiero sólo a fumar o beber como te he comentado en el punto anterior, me refiero también a comer de forma inadecuada, es decir, no tener una dieta equilibrada. Pero también en un estilo de vida poco saludable entra no hacer deporte (o caminar de forma diaria), tener una vida demasiado sedentaria y no esforzarse por encontrarse bien tanto física como emocionalmente.

problemas de fertilidad

No tener dinero

Aunque parezca una tontería hay estudios que demuestran que las personas que tienen una economía estable, que puede recibir dinero por tener hijos o que tienen una seguridad financiera bastante estable, son más propensos a tener hijos. Esto se puede achacar a que la mujer sentirá menos estrés y presión por el hecho de quedarse embarazada ya que podrán hacer frente a los gastos de tener un hijo. Y es que como ya se sabe, tener un hijo cuesta bastante dinero al año.

Problemas con los espermatozoides

Quizá tu pareja tenga el problema y no tenga nada que ver contigo. Hay hombres que pueden tener los espermatozoides vagos, o quizá que tenga algún tipo de anomalía que no le permita que sus espermatozoides puedan fecundar el óvulo. A veces incluso, puede ser alguna medicación que esté tomando. 

Obesidad masculina

Como te he comentado más arriba, el IMC de una mujer tiene mucho que ver con la fertilidad, pero también tiene mucho que ver el IMC del hombre. La fertilidad de un hombre también puede afectar a su fertilidad, y es que los hombres con sobrepeso pueden tener un 20% más de probabilidades de ser infértiles que los hombres con un IMC dentro de la normalidad. Los hombres obesos son un 36% más propensos a ser infértiles también. Tener demasiada grasa puede conducir a cambios biológicos como una disminución en la producción de testosterona, la reducción de la movilidad del esperma e incluso el aumento de una fragmentación del ADN espermático.

problemas de fertilidad

Tener un trabajo físicamente exigente o que estrese mucho

Tener un trabajo que sea físicamente exigente (o demasiado estresante) también puede perjudicar altamente la fertilidad femenina e incluso de tener complicaciones en el embarazo. Las carreras que son físicamente exigentes o que necesitan mucho tiempo para despegar profesionalmente hará que las mujeres retrasen el ser madres para cuando tengan más edad, siendo más probable que después con una edad mayor tengan más problemas para poder concebir, aumentando la infertilidad y los problemas en el embarazo.

Es necesario que las mujeres que tengan un trabajo que exija mucho física y/o mentalmente deban buscar la forma de aliviar el cansancio o el estrés después de un día duro de trabajo. Si esto te ocurre a ti será necesario que pases tiempo de relajación con tu familia, que llames o hables con tus amigos, que te relajes con una buena cena o que disfrutes de un baño.

Beber demasiado café

Aunque no hay una evidencia entre el café y los problemas de fertilidad es necesario tenerlo en cuenta por si acaso te ayuda a mejorar tu problema. Hay estudios que muestran que las mujeres que beben bebidas con cafeína tiene menos éxito en técnicas de reproducción asistida como la FIV (Fecundación In Vitro). Es necesario que si quieres ser madre y quedar embarazada pruebes de dejar de tomar bebidas con cafeína de antemano para poder aumentar las posibilidades de tener óvulos maduros y preparados para ser fecundados.

Estas son algunas de las causas que te pueden provocar problemas con tu fertilidad, por lo que si estás buscando ser madre es el momento que empieces a cambiar algunos de tus hábitos para poder tener más posibilidades de quedar embarazada. Así que no lo dudes más y calcula tus días fértiles para saber cuándo es el mejor momento para tener relaciones sexuales. Recuerda al mismo tiempo dejar el estrés a un lado, vivir la vida plenamente, no obsesionarte con nada y disfrutar de cada día… porque así, cuando menos te lo esperes si gozas de buena salud, el embarazo llegará a tu vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *