Cosas que no cambian cuando los hijos se van fuera de casa

vida familiar

Son muchos los hijos adolescentes que se van fuera de casa, por ejemplo cuando tienen que estudiar en una universidad o instituto lejos de casa, o cuando se independizan. A todas las madres se nos pasa por la cabeza cuando vemos a nuestros hijos adolescentes cómo están creciendo, y es que no queremos que se vayan de casa, ¿qué haremos cuando eso ocurra? Es algo inevitable y que algún día llegará.

Ahora mismo, mientras tus hijos son pequeños y/o adolescentes disfruta de su compañía en casa y no sufras por el momento que llegará de cuando tu hijo se vaya del nido. Algún día lo hará, pero habrá cosas que no cambiarán cuando tus hijos se marchen de casa. Hoy quiero que sepas algunas de esas cosas para que, al menos, no te pongas triste cuando pienses en esa posibilidad. Y es que aunque tu hijo crezca siempre será “tu pequeño”.

Te llamarán todos los días

Te llamarán por teléfono todos los días, para dudas, para preguntas, para saber de ti y contarte lo que les ocurre cada día. Gracias a las nuevas tecnologías no sólo tendrán la opción de llamarte por teléfono, sino que que podrán hacer vídeollamadas, te podrán mandar mensajes por Whatsapp siempre que lo necesiten…etc. Quizá no te llame todos los días, pero tendrás tu llamada semanal seguro… quizá te llame una vez a la semana pero te escriba todos los días. Y gracias a las vídeollamadas no parecerá que está lejos de casa.

vida familiar

Seguirán peleando con sus hermanos

Esto no cambiará por muchos años que pasen, pero lo que importa es que sean peleas de hermanos y que no se convierta en nada rival o por competencia. Las disputas entre hermanos en la mesa o en cualquier otro momento son normales, pero también se echarán de menos y se alegrarán de verse y pasar tiempo juntos de nuevo… aunque no lo digan abiertamente si no se les pregunta de forma directa.

Irá a casa a comer de tus platos

Si tu hijo en el futuro se independiza en la misma ciudad en la que residís actualmente, entonces puedes estar segura que ningún restaurante de cinco estrellas podrá superar tu forma de cocinar. Quizá nunca has sido la mejor cocinera del mundo, pero ten por seguro que para tu hijo son comidas exquisitas que en ningún sitio se podrá superar. Así que su plato de comida no será necesario que lo guardes en el armario… ¡porque lo tendrás en casa muy a menudo!

Te pedirán comida para llevar

Además de ir a casa a comer si están en la misma ciudad, también asaltarán tu nevera y tus armarios. Si no están en la ciudad, cuando vayan a visitarte harán lo mismo. Cualquier cosa que quieran comer que vean en tus armarios te preguntarán si se lo pueden llevar. No sé qué es lo que tienen las despensas de la madre que parece una barra libre de “llévate lo que te guste”. Pero lo peor de todo no es esto, es que las madres no sabemos decir que no a un hijo cuando se trata de comida. Podemos decir que no a muchas cosas: a dinero, a cosas materiales, a argumentos inválidos… pero cuando tu hijo te pide comida… eso es superior a las fuerzas de cualquier madre de cualquier parte del mundo, ¿verdad?

vida familiar

Siempre vuelven

El hogar siempre es el hogar, y aunque tus hijos crezcan y creen su propio hogar, no te preocupes porque siempre (¡siempre!) volverán a su hogar, a tu casa… donde siempre se encontrarán seguros. Donde en estos instantes están creciendo felices gracias a unos padres que les aportan seguridad, fortaleza, apoyo emocional, comprensión… y todo lo que necesitan para poder crecer felices en esta sociedad.

Verás cómo son en realidad

Si crees que conoces a tus hijos a la perfección, estás en lo cierto. Pero podrás ver todo lo que ya conoces potenciado al máximo. Podrás darte cuenta de lo valiente que son tus hijos, de cómo están madurado, de lo independiente que pueden llegar a ser, de lo tenaces que son y de cómo consiguen sus sueños. Los niños que tienes a tu lado ahora mismo, son y serán siempre tus hijos, pero tú serás siempre su madre… y esto no cambiará jamás, aunque no vivan bajo el mismo techo donde ahora están creciendo.

vida familiar

Te necesitará siempre

No me refiero a que te necesitará para que le sustentes económicamente, ni tampoco que le satisfagas sus necesidades básicas… depende de cómo sea su vida es posible que te necesite en esto o no, pero siempre te necesitará de forma emocional. Cuando las cosas se pongan duras en su vida, de una forma u otra… ten por seguro que recurrirá a ti para que le ayudes a encontrar una salida a esa situación. Porque a veces, tan sólo con hablar con una madre parece que todo es menos grave, la voz de una madre calma y reconforta y por eso los hijos necesitan hablar con sus madres siempre que tengan la oportunidad. Eres su mejor apoyo para los momentos difíciles y para cuando consigue sus logros. Una madre, siempre será una madre.

¡No me olvido de los padres!

Si eres un padre quién está leyendo esto, debes saber que cada palabra que has leído también puede ir dedicada a ti. Porque la relación de los hijos con los padres (afortunadamente) está empezando a cambiar (para mejor). Por lo que los hijos pueden tener un vínculo afectivo innato con las madres, pero también lo construirán con los padres. Y ambos vínculos, el que se crea con la madre y con el padre se debe cuidar a medida que los niños crecen y pasan por todas sus etapas evolutivas. Porque un vínculo afectivo que no se cuida, es como una planta que no se riega: poco a poco se marchita.

Ahora que tus hijos pequeños, ¿te habías planteado todo esto en tu cabeza para cuando se marchen del nido? Debes tenerlo todo en cuenta porque de este modo no tendrás que pasarlo mal, ¡ni un poco solo!


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *