Cosas que tienes que saber si tienes un hijo con albinismo

albinismo

A día de hoy existen muchos malentendidos con el albinismo. Las personas cuando ven a un niño/a con albinismo seguramente se quedarán mirando porque está fuera de lo habitual en su entorno cercano. Estos niños suelen tener problemas de visión, mucha sensibilidad a la luz y una piel extremadamente sensible. Muchas personas preguntan incluso a los padres de niños con albinismo si ese color de pelo es real.

Hoy en día aún existen algo de desconocimiento ante este tema y en la sociedad incluso los niños (y adultos) pueden vivir situaciones negativas con connotaciones horribles acerca de su albinismo. Es muy importante que la sociedad comprenda los desafíos a los que se enfrenta una persona con albinismo cada día y así, podrán entender y comprender mejor. Tanto si tienes un hijo con albinismo como si conoces a algún niño o persona adulta que lo padece es necesario que tengas presente lo siguiente.

  • El término “albino” puede herir los sentimientos de algunas personas porque aumenta la estigmatización. Es mejor referirse a ellos como “personas con albinismo”.
  • El albinismo no es una discapacidad.  Algunas personas con albinismo pueden tener una discapacidad como la discapacidad visual, pero en sí mismo el albinismo no es una discapacidad ni está reconocida como tal.
  • El albinismo no es una enfermedad. Es una condición genética heredada de ambos padres, incluso si los padres no tienen albinismo. 

nena albina

  • Pueden llevar una vida totalmente “normal”. Una persona con albinismo no tiene ningún tipo de discapacidad física o mental (a no ser que la tenga asociada) por lo que puede alcanzar los mismos objetivos que otra persona que no tenga albinismo.
  • Deben usar gafas de sol y protector solar.  Deben tomar muchas precauciones porque la luz solar les molesta en la visión y tienen la piel extremadamente sensible. El uso del protector solar no será suficiente y tendrán que usar otros métodos para protegerse de los rayos del sol en su piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *