6 cosas que ya no son una prioridad para ti cuando te conviertes en madre

Madre cansada

Convertirse en padre o madre no será la tarea más fácil de tu vida, realmente es complicado, cansando y desgasta. También es lo más maravilloso que vivirás y a tus hijos los querrás tanto que nunca antes habrías podido imaginar que de verdad pudiese haber existido un amor tan grande entre dos personas. El camino de ser padres es un camino difícil pero es el más importante de toda tu vida.

Pero por desgracia, habrá cosas que debas cambiar cuando tus hijos lleguen a tu vida. Ahora tendrás una prioridades muy importantes: tú mismo/a, tus hijos y el bienestar de tu familia. Por eso, te empezarás a dar cuenta de que hay cosas que ya no serán una prioridad para ti cuando te hayas convertido en madre/padre. Pero, ¿cuáles son estas cosas?

Cosas que ya no son una prioridad en tu vida al convertirte en madre

1. Tu carrera

No. No estamos diciendo que renuncies a todo lo que has luchado hasta el momento por tener hijos ni que dejes tu trabajo para cuidarles, ¡ni mucho menos! Pero hay que ser realista y probablemente el tener hijos te limite en ciertos aspectos de tu carrera, ya sea en el mundo laboral o en los estudios. Tener hijos hace que debas dedicarles tiempo a ellos y por tanto, que hayas cosas que se queden en segundo plano.

Es cierto que si puedes organizar bien tu tiempo y eres una persona adicta al trabajo (algo que no es para nada recomendable), siempre podrás sacar más tiempo para el trabajo que para tus hijos. Pero en este caso estarás descuidando el crecimiento y el amor que les debes proporcionar a tus pequeños como padre o madre. Aunque es cierto que debes trabajar duro para mantener a tu familia, también debes estar presente en la vida y crianza de tus hijos.

Trabajo de las madres

2. Aficiones

Tus aficiones ya no serán tu prioridad, o al menos no todas ellas. Cuando te conviertes en padre o madre las aficiones también pasan a un segundo plano. No queremos decir que debas dejar de hacer lo que te gusta (algo que no es adecuado, ya que debes sacar tiempo también para cuidarte y hacer lo que realmente te llena), sino que tendrás menos tiempo para hacerlo. Además, cuando tienes hijos bebés o muy pequeños puede ser más complicado compaginar la crianza, con las obligaciones y las aficiones.

3. Las mascotas

Quizá antes de ser padre o madre pensabas que amabas a tus mascotas como si fuesen tus hijos. Es cierto que se quieren mucho, pero nunca se puede comparar el sentimiento hacia una mascota con el amor por los hijos, y cuando se es padre o madre se puede diferenciar muy bien en esto. Cuando se tienen hijos las mascotas (por supuesto) seguirán siendo una parte muy importante de la familia, pero pasarán a estar a un escalón más bajo en tu vida porque tus hijos estarán por encima de ellos.

4. Vida social

Cuando te conviertes en padre o madre pasarás más tiempo en casa. Esto podría causarte problemas de depresión o aburrimiento, por eso es necesario que encuentres la forma de hacer que la crianza sea un proceso divertido, creativo y sobre todo, que te llene por dentro… Así te sentirás realizado/a. Además, si te sientes atrapado/a en tu vida y necesitas tiempo libre, organiza tu tiempo familiar para poder encontrar este tiempo preciado para pasar junto con tu pareja a solas o con tus amigos.

Pide ayuda cuando sea necesario o encuentra a una canguro de confianza que pueda cuidar de tus hijos durante algunas horas. Aunque es cierto que tu vida social se verá algo resentida, esto no significa que no debas disfrutar de la vida. Organizando tu tiempo puedes sacar un rato a la semana para dedicarte a ti.

5. Decoración de tu hogar

Si estabas acostumbrado a tener una decoración en tu hogar impecable antes de ser padre o madre, con todo limpio y bien organizado. Cuando tengas hijos la decoración será bastante diferente… Se adaptará a la vida familiar y no estará impecable. Será una decoración diferente y te encantará que sea así.

Habrá días en que tu casa será un desastre y seguramente deberás hacer cambios asiduamente en la organización de espacio y muebles por tus hijos. Si te preocupas por la organización y la decoración de tu hogar, no te sientas decepcionado/a… Esto es parte de tener hijos, es lo más normal del mundo. Además, será importante adaptar el hogar a tus hijos para evitar peligros innecesarios y para encontrar todo lo que necesites en el momento justo. Los espacios de almacenamiento se convertirán en tu prioridad, más que la prioridad de la estética decorativa. Con hijos, tener una casa desordenada es inevitable.

Colecho con nuestros hijos

6. Ir de viaje

Sí, podrás seguir viajando pero no será lo mismo porque si lo haces con hijos deberás cuidarles y atenderles en todo momento y no podrás disfrutar igual de las visitas a los nuevos lugares. Por otra parte también puede que te sientas mal por gastar dinero en un viaje cuando puedes gastarlo en otras cosas más importantes para la crianza de los hijos.

Además, si tienes un bebé recién nacido es necesario que no viajes muy lejos al menos en los primeros dos meses. Los cambios climáticos y los viajes largos no es algo que los bebés puedan tolerar igual que los adultos. Hasta que por lo menos no tenga los tres meses es mejor evitar desplazamientos que supongan demasiado ajetreo.

Estas son 6 cosas que probablemente dejen de ser prioridad cuando te conviertas en madre (o en padre). Porque la vida con hijos es una vida de cambios, no esperes que todo siga igual cuando lleguen al mundo, porque no es así. Los hijos cambiarán tu estilo de vida, tu forma de pensar… Todo será diferente. Pero déjanos asegurarte una cosa: será mucho mejor que antes. La felicidad que los hijos te aportan a la vida no se puede comparar con nada, y aunque cada día sea un nuevo reto y las preocupaciones un habitual en tu mente, no les cambiarías por nada del mundo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *