Costra láctea: escamas en la cabeza del bebé

costra

La costra láctea hace referencia a la aparición de costras de color blanquecinas o amarillentas en el cuero cabelludo de los bebés. Hay que dejar claro que no se trata de una enfermedad de la piel y si de un problema estético para el bebé.

Muchos padres piensan que la costra láctea aparece debido a que sus hijos toman leche materna. Se trata de una falsa creencia popular, ya que las causas de la costra láctea son distintas como el factor genético o los cambios hormonales. En principio no hay que preocuparse aunque hay casos en los que se puede llegar a complicar y tener que iniciar un tratamiento que permita terminar con tales costras.

La costra láctea

La aparición de estas costras en el cuero cabelludo de los bebés es algo que sucede con bastante frecuencia. Suelen producirse en las primeras semanas de vida y consiste en la acumulación de grasa seca en el cuero cabelludo del bebé. En principio no es necesario ningún tipo de tratamiento ya que suele desaparecer con el paso del tiempo.

Las costras suelen aparecer en la zona de la cabeza aunque a también hay bebés que las tienen detrás de las orejas o en las cejas. El problema es sobre todo estético, de ahí que muchos padres decidan el seguir un tratamiento para eliminar tales costras.

Las causas de la costra láctea son variadas, puede deberse al desarreglo hormonal que sufre el bebé, a factores genéticos o agentes externos como el tiempo.

El tratamiento de la costra láctea

Como ya te hemos comentado más arriba, en la gran mayoría de los casos la costra láctea no es algo que afecte a la salud del pequeño y si un problema más estético. Por tanto el tratamiento es algo opcional que deben decidir los padres.  Cuando las costras suelen aparecer en zonas diferentes al cuero cabelludo como es el caso de las cejas, muchos padres deciden iniciar un tratamiento.

Lo normal es que la costra láctea vaya desapareciendo con el paso del tiempo. Hay productos en el mercado que consiguen que dichas costras se ablanden y terminen desapareciendo.

El aceite corporal para bebés va perfectamente a la hora de eliminar la costra láctea. Basta con poner un poco de dicho aceite en el cuero cabelludo y masajear. Hay que esperar unos minutos para que haga efecto y por último se aclara la cabeza con un poco de agua y jabón. Con la ayuda de una esponja, las costras se van cayendo. Dicho tratamiento debe durar unos días para que sea eficaz.

Como hemos dicho, este tipo de tratamiento es opcional en la mayoría de los casos. Si la cosa se complica es importante el iniciar un tratamiento adecuado. Ello ocurre cuando la costra láctea es demasiado grande o si las propias costras se llegan a infectar. La infección es fácil de detectar ya que las costras se vuelven de un color amarillento y los bordes se inflaman de manera notable.

Si ello ocurre, lo primero que deben hacer los padres es acudir al pediatra para que vea las costras que tiene el bebé. En tales casos el tratamiento va a consistir en la aplicación de cremas y pomadas con corticoides que ayuden a terminar con la infección propia de las costras. Con el tratamiento adecuado, las costras deberían desaparecer sin problema alguno.

En definitiva, la costra láctea no se debe como muchos padres creen a la ingesta de leche materna por parte del bebé. No se trata de una enfermedad y en la mayoría de los casos se trata de un problema estético.

No es necesario el iniciar un tratamiento ya que en unos meses dichas costras se irán cayendo y desapareciendo. Hay casos en las que las citadas costras o escamasn pueden infectarse e inflamarse, siendo importante el iniciar un tratamiento para evitar que el problema pueda ir a más. y causarle alguna afección en la piel.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.