Crianza para bebés de alta demanda y “no morir en el intento”

Crianza para bebés de alta demanda y no morir en el intentoEs posible que en más de una ocasión, el término “bebé de alta demanda”, te haya sorprendido. No obstante, lo entenderemos de inmediato si los definimos como criaturas que demandan más atención de nosotras que el resto, que lloran mucho y de forma muy intensa, que cuesta mucho calmarlos y que por lo general, apenas nos permiten descanso.

Hemos de entender que no todos los bebés son iguales, al igual que ninguna persona tiene un comportamiento semejante. Cada uno de tus hijos puede ser muy diferentes entre ellos, tanto, que incluso a ti misma te sorprende. Ahora bien, los bebés de alta demanda siempre generan un alto nivel de estrés en las madres. No sabemos qué quieren, qué les pasa… Y ello, puede llegar a ser agotador. En “Madres Hoy” queremos darte unas pautas para que no “desfallezcas en el intento”

Característica de los bebés con alta demanda

ID:74140783

Tal y como te hemos señalado al inicio, lo primero que debemos entender es que cada bebé va a tener unas necesidades. Lo segundo a tener en cuenta es que los bebés lloran por alguna razón y lo último que debemos hacer, es no atenderlos. Es un error que puede tener graves consecuencias.

Si tu bebé llora mucho, no dudes en acudir al pediatra para obtener su diagnóstico y orientación. Es necesario descartar algún problema físico. Una vez aclarado que nuestro niño no padece ninguna enfermedad, que recibe el alimento adecuado y que crece tal y como debe, es necesario conocer también las características que definen a los bebés con alta demanda:

  • Intensidad: todo lo que hace nuestro bebé lo realiza a una gran “intensidad”. Sus lloros no son suaves, sino que se alzan como auténticas “sirenas” que te asustan, que te rompen el corazón en ocasiones preguntándote qué les ocurrirá. Cuando se enfadan lo hacen de la misma forma: intensa, rompiendo cosas, lanzando objetos…
  • Hiperactividad: su inquietud es muy característica. Rara vez paran quietos, y ello se nota en su dificultad para conciliar el sueño, en no querer dormir siestas, en desear tocarlo todo, en darse cuenta de muchos aspectos que le rodean…
  • Necesidad de contacto: el bebé con alta demanda va a necesitar de ti en cada instante. Puede encontrar alivio cuando está en tus brazos, pero es dejarlo de nuevo en la cuna y empezar a llorar de forma desesperada. Tienes la sensación de que no puedes separarte de él. Y eso genera ansiedad, preocupación…
  • Maman frecuentemente: ¿Te da la impresión de que nunca parecen saciados? Son bebés que aprecian ese momento, que les relaja muchísimo y que siempre les viene bien ese instante en que les das el pecho o el biberón.
  • Se despiertan a cada instante: podrías llevar casi un registro del número de veces que se despierta durante la noche. Y eso es algo que notas desde que vino del hospital, desde que nació. Son niños que duermen a intervalos y nunca “del tirón”
  • Insatisfechos e impredecibles: cualquier cosa que hagas para distraerlos o relajarlos no parece tener efecto. Se aburren casi al instante y nunca sabes qué reacción van a tener. Te es muy complicado salir a pasear con ellos, suelen llamar mucho la atención con sus lloros, con sus rabietas repentinas…
  • Hipersensibles: en ocasiones, te das cuenta que el simple roce de la ropa les hace llorar. Los ruidos les despiertan al instante y además, les cuesta mucho aceptar nuevos sabores en las comidas. Tienen una “hipersensibilidad” que abarca gran parte de las áreas del día a día.
  • Sensibles a la separación: este aspecto es muy común y es algo que suelen sufrir muchas madres. No solo lo notan y reaccionan si decides dejarlos en las guarderías, o con otras personas. El simple hecho de acostarles por la noche y cerrar la luz, implica que de inmediato vuelvan a demandar tu presencia.

Crianza para bebés de alta demanda y no morir en el intento (3)
Estrategias de crianza para bebés con alta demanda

El primer aspecto que debemos tener claro es que nosotras no tenemos la culpa de nada. Son muchas las madres que llegan a creer que si sus hijos les demandan tanto es porque hay algo que no están haciendo bien. Y no es así, es necesario que eliminemos esta inquietud de nuestra mente, o el estrés y la ansiedad que suframos será mayor.

Para ello, es necesario que tengas en cuenta estos consejos.

  • Tu hijo no tiene ningún problema: su intensidad emocional funciona en otra sintonía.
  • Los niños con alta demanda lo quieren todo, y todo atrae su atención. Ven el mundo de una forma más intensa porque ellos son más emocionales. Y eso no es malo, gestionado de forma adecuada puede traer buenos beneficios.
  • Un niño con más emociones es un niño más interesado por lo que le rodea. En ocasiones, suele relacionarse la alta demanda con las altas capacidades.
  • Lo que necesitan es que sepamos comprenderlos y no intensificar aún más sus emociones negativas. Si llora, jamás le grites o trasformarás esa demanda del bebé para captar tu atención en miedo, y el miedo en desconfianza.
  • Ofrécele seguridad y entiende que tu niño, siente el día día de otro modo. Teme que lo abandones, siente de una forma más intensa las luces, los ruidos… El miedo y la emoción se combina en él de la misma forma.

Ofrécele calma y gestiona sus emociones negativas

Si un niño es inquieto, si llora a menudo, si tiene reacciones impredecibles, lo último que debemos hacer también es trasmitirles nuestro estrés y nuestra ansiedad. Los niños, aunque no lo creas, son muy sensibles a nuestras propias emociones.

  • Un rostro enfadado, unas palabras secas y subidas de voz generan en ellos la misma ansiedad, e incluso miedo e inseguridad. Lo más importante es actuar siempre con calma, serenidad y con ese afecto que sabe poner límites.
  • Ante una reacción inadecuada, como tirar un objeto o tirarte del pelo, señala que lo que ha hecho no está bien. Debe entenderlo, y ante las malas reacciones no hay concesiones. No te rías, ni la pases por alto, porque de lo contrario pueden utilizar este tipo de reacciones negativas la próxima vez para captar tu atención.

madre con niño con alta demanda

Los niños con altas demandas requieren muchos estímulos

El bebé con alta demanda se siente desbordado por sus emociones, y un modo de canalizarlas es desarrollando su curiosidad. Cualquier actividad novedosa puede ser una estrategia para gestionar su inquietud, su demanda sensorial…

  • Así pues, debes tener en cuenta que es muy posible que se aburran de una cosa en concreto en muy poco tiempo, así que en lugar de “comprar muchos juguetes” utiliza cosas manuales que capten su atención y que por su puesto, sean seguras.
  • Dale nuevas oportunidades de aprendizaje, deja que te vea cocinar en un lugar seguro, permite que riegue las plantas, que plante semillas, que se sienta parte de la casa y que con seguridad y cuidado se vea libre de explorar.

Los niños con altas demandas necesitan estímulos y tu mano como guía para explorar el mundo.

Atiende sus necesidades pero sin descuidar las tuyas

Un bebé con altas demandas requiere mucho de nuestro tiempo, y por ello, es necesario que sepamos establecer prioridades. Ahora bien, nunca te descuides a ti misma, porque de lo contrario, si tú no estás bien no podrás aportar la felicidad y la seguridad que necesitan los niños.

  • Reparte responsabilidades con tu pareja.
  • Evita a esas personas que de algún modo, nos transmiten aún mayor estrés en el día a día. Es común, por ejemplo, que otras madres no señalen aquello de “pero qué llorón es tu hijo, ¿es que aún no hace esto y aquello?, ¿no habrá algo que no estás haciendo bien?”… Este tipo de comentarios hacen daño y elevan la ansiedad, así que evita estas relaciones en la medida que te sea posible.

Disfruta de tus instantes personales, no dejes de lado tus aficiones, y entiende, que tu bebé va a crecer y que día a día será más autónomo. Si le ofreces seguridad, atención y estímulos, será un niño con grandes intereses que se sentirá bien y con una buena autoestima para descubrir el mundo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *