Crianza positiva para corregir el mal comportamiento en niños pequeños

crianza positiva

La disciplina positiva apunta específicamente a involucrar a los niños de manera respetuosa y alienta a los padres a recordar que los niños son capaces de mejorar a pesar del mal comportamiento que puedan tener. Los niños pequeños a menudo son curiosos y están muy interesados en superar los límites.

Conectarte con tu hijo antes de hacer cualquier corrección es una forma segura de mejorar el comportamiento. No podemos influir en los niños de manera positiva hasta que creamos una conexión con ellos.

Cada vez que tu hijo supere un límite, rompa una regla o una botella de champú, antes de corregir el comportamiento, primero trata de reducir la velocidad. Crea un momento deliberado de conexión. Un momento en el que puedes brindar seguridad y comprensión a tu hijo con confianza.

Entra en el mundo de tu hijo. Mira más allá del desorden travieso y observa el aprendizaje y los descubrimientos que tienen lugar. Recuérdale que tú eres su aliado, que estás de su lado. Incluso cuando dices no o te quejas de su comportamiento.

Por supuesto, no siempre es fácil mantener la calma y pretender que toda la comida derramada por el suelo no importa.  La cuestión es que tu hijo realmente necesita tu orientación segura y tranquila cuando comete errores. Tener expectativas realistas sobre los comportamientos de la infancia puede ayudarte a tomar decisiones de disciplina positivas y conectadas.

Estas interacciones tempranas son importantes porque la forma de elegir disciplinar da forma a tu hijo. Los momentos en que se requiere disciplina son en realidad algunos de los momentos más importantes de la crianza de los hijos, momentos en los que tenemos la oportunidad de dar forma a nuestros hijos con más fuerza.

Conectarse antes de hacer correcciones ayuda a los niños a confiar en ti. Te ayuda a ver a tu hijo realmente. Ver realmente a tu hijo, en ese momento y lo que necesitan. Conectarte te permite crear un momento significativo para escuchar, validar y reconocer a su hijo. Sigue estos consejos para conseguirlo:

Calma tus propias expectativas o miedos (recuerda que tu hijo es imperfecto como tú)

  • Mira las cosas desde el punto de vista de tu hijo
  • Escucha lo que te tiene que decir
  • Céntrate en soluciones y posibilidades
  • Usa un toque físico suave para conectar
  • Habla con amabilidad y claridad
  • Mantén contacto visual y baja al nivel de tu hijo
  • Ofrece correcciones siempre desde el respeto

La disciplina que proviene de un lugar de amor y cuidado enseña. Cuando te conectas primero, hablas con el corazón y la mente de tu hijo al mismo tiempo. Esto es poderoso. Eso es disciplina. Ese es el camino seguro hacia un mejor comportamiento.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.