Crianza respetuosa

Crianza respetuosa

En la actualidad existen diferentes tipos de crianza y eso permite a los padres obtener información muy importante sobre el cuidado de los hijos. Algo que hasta hace no muchos años era impensable, porque en las familias se determinaban roles muy concretos. La madre era la persona que se encargaba amorosamente del cuidado de los hijos, que generalmente crecían sobreprotegidos.

Y del otro lado estaba la figura paterna, el progenitor estricto y severo que se encargaba de traer el dinero a la casa, sin pararse demasiado a conocer la personalidad de los hijos. Algo que sin duda ha marcado la relación paterno filial de padres e hijos durante décadas. Porque era muy complejo establecer relaciones entre padres e hijos cuando el padre era la figura autoritaria y el hijo era alguien desconocido.

En qué consiste la crianza respetuosa

El principal problema de la forma de crianza de hace décadas era que no se dejaba a los niños explorar sus emociones como seres individuales. Como si no fueran personas con sus propias capacidades, como si fueran meras pertenencias que en muchos casos parecían ciudadanos de segunda, sin derechos básicamente. Así era tradicionalmente, pero por fortuna las costumbres cambian. Hoy en día, los padres se implican y los niños pueden desarrollar su personalidad.

En ello se basa la crianza respetuosa, en otorgar a los niños las habilidades necesarias para explorar, conocer y gestionar sus emociones. Herramientas que les permitirán desarrollarse de forma efectiva en su entorno, a través de valores como la empatía, el respeto, la generosidad o la capacidad de afrontar las adversidades de la vida. Herramientas fundamentales para el futuro de una generación que puede hacer grandes cosas.

La crianza respetuosa se basa en 4 pilares fundamentales

  • Estar disponible para los hijos. Pero no de una forma efímera, sino estar presente en cada momento de su crecimiento. Compartiendo momentos de calidad, sin distracciones como el teléfono, porque estar disponible significa centrar toda tu atención en el niño en ese mismo momento.
  • Ser accesible. Muchos padres se quejan de que sus hijos adolescentes o adultos no tienen confianza en ellos y esto se debe a un problema de accesibilidad en la infancia. Cuando el niño tiene un problema, por menor que parezca, necesita que su adulto de referencia le pregunte qué necesita, cómo puedes ayudarle o qué puedes hacer para que se sienta mejor. Eso es ser accesible, lo que no lo es, es responder a un llanto con una frase cortante o sin dar importancia a sus sentimientos.
  • La inteligencia emocional. El desarrollo de la inteligencia emocional es la clave de la crianza respetuosa. Los niños necesitan conocer cuáles son sus emociones, para poder identificarlas correctamente y gestionarlas según corresponda en cada momento.
  • Respetar las necesidades de los niños. En un mundo que gira a toda prisa, a menudo se dejan de lado las necesidades de los más pequeños. Lo que los lleva a crecer apocados, sin sentimiento de pertenencia, con un complejo de inferioridad porque no se sienten importantes para las personas que más lo son para ellos.

En definitiva, la crianza respetuosa se basa en dejar que el niño explore su propia personalidad y guiarlo sobre ella para que alcance la mejor versión de sí mismo. No se trata de dejar que hagan lo que quieran, porque los niños necesitan que alguien les enseñe qué es el bien y qué no lo es. Pero también necesitan libertad para desarrollar su personalidad, explorarla y explotarla para saber quién son realmente.

Solo así podrán crecer y llegar a ser adultos totalmente funcionales. Con capacidad para resolver los problemas que se presentarán en la vida. Con empatía para ponerse en el lugar de los demás, con respeto hacia todos los seres vivos. Esa es la base de la crianza respetuosa, una forma de ayudar a los niños a mejorar el mundo a través de sus capacidades, en lugar de hacerlos encajar en un mundo que no las tiene en cuenta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.