Crisis de lactancia

Durante la lactancia existen unos momentos de crisis de lactancia o brotes de crecimiento donde se modifica el comportamiento habitual del niño a la hora de mamar. Por desconocimiento muchas madres se preocupan ante este cambio, pero es algo habitual que no debe preocuparnos. Os hablamos de las crisis de lactancia de los bebés durante sus primeros meses de vida para que sepáis de que se trata y cómo identificarlas.

¿Qué son las crisis de lactancia?

Las crisis de lactancia o también llamados brotes de crecimiento, son momentos que se suceden durante el tiempo de lactancia. Suelen suceder en la 3 semana, las 6 semanas y las 12 semanas de vida. Esto no es una regla exacta, ya que según el bebé puede variar.

Estas crisis lo que supone es un cambio brusco en la demanda del bebé. Se comporta de manera diferente a como lo venía haciendo en las semanas anteriores, y puede ser interpretado como que el bebé no recibe la suficiente leche.

Estas son las distintas crisis de lactancia de los bebés durante los primeros meses.

Crisis de lactancia de las 3 semanas

Aproximadamente entre los días 17 y 20 primeros días de vida se puede producir la primera crisis de lactancia. Después de unas dos semanas regulares con las tomas, el bebé se vuelve muy ansioso en las tomas, quiere mamar continuamente, parece no estar cómodo mamando y parece no saciarse. Puede tardar más de media hora para comer y llorar desesperadamente si no tiene pecho. Es posible que regurgite la leche y seguir mamando igualmente.

¿Por qué se produce? Pues la producción de leche materna se produce a demanda. A más demanda más producción. El bebé prevé que va a necesitar más producción de leche para su crecimiento y lo que hace es demandar más para conseguirlo. Una vez que lo consigue las tomas se normalizan y espacian en el tiempo.

La madre puede interpretarlo erróneamente como que no le llega la cantidad de leche y suele complementarlo con leche de fórmula. Solo hay que tener paciencia en estos días, pedir ayuda ya que será agotador dar de mamar todo el día y esperar a que todo vuelva a la normalidad. No suele durar más de un par de días.

Crisis de lactancia de las 6 semanas

Hacia las 6 semanas de vida, se produce la segunda crisis de lactancia. Un nuevo brote de crecimiento se va a producir en el bebé que necesita una mayor producción de leche. Puede hacer comportamientos extraños al mamar que antes no hacía: dar tirones, arquear la espalda o ponerse muy nervioso.

Es otro momento donde nuestra paciencia se pone a prueba. Dar de mamar en un sitio tranquilo y silencioso, cantarle o moverlo suevamente puede calmar al bebé. Es la naturaleza misma haciendo su función, el bebé sabe que necesita hacer eso para su supervivencia y por eso lo hace. En unos días o una semana como mucho, cuando consiga el aumento de producción de leche, todo volverá a la normalidad otra vez.

Crisis de lactancia de las 12 semanas

Esta es la peor de todas. Es la más larga y la más agotadora. Va a resultar duro mantenerse firme y paciente para no dejarle de dar el pecho. La sensación de que no le alimenta nuestra leche aumenta, y en parte es así ya que el bebé durante esta crisis puede perder peso o no ganarlo. Pero es una situación pasajera para que nuestro cuerpo se adecue a su demanda.

Se recomienda tener mucha paciencia, sobre todo durante esta crisis de los 3 meses. Para estimular la producción de leche podemos extraernos entre toma y toma, y así ayudar al bebé en su labor. Él también se estresa y pone rabioso porque no tiene paciencia para esperar a que salga más leche. Por eso debemos tener nosotras esta paciencia y confianza, en que es un proceso que pasará y la calma volverá.

Porque recuerda… para los bebés no hay nada mejor que la leche materna, un motivo más que suficiente para darnos fuerza para superar estas crisis.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Varios

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.