Croquetas de pollo caseras

Croquetas de pollo

Si hay un plato que nunca falla con los más pequeños de la casa, sin duda, son las croquetas. Esta es una de sus grandes ventajas ¡pero tiene muchas más!: Podemos aprovechar algún alimento o comida que haya sobrado, las podemos hacer de lo que queramos (de verduras, de pollo, de pescado, de legumbres…), funcionan bien con cualquier acompañamiento y las podemos congelar cuando las hayamos empanado, de modo que luego solo tendremos que descongelar y freir, ¿qué más podemos pedirles?. Hoy os cuento cómo hacer unas croquetas de pollo caseras y riquísimas.

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo (me había sobrado de pollo asado del día anterior)
  • 5 cucharadas de harina
  • Leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • Pan rallado
  • 1 huevo batido
  • Aceite para freir

Elaboración:

En una sartén añade un poco de aceite de oliva y, cuando esté caliente, cocina a fuego lento los dos dientes de ajo aplastados y con piel. Agrega el pollo cortado lo más pequeño posible y dale unas vueltas a fuego fuerte (teniendo en cuenta que en este caso el pollo ya está cocinado, pero si utilizas crudo cocínalo a fuego medio hasta que esté listo).

Después de unos minutos retira los ajos, pon fuego medio y añade las 5 cucharadas de harina. Remueve para que se cocine y añade la sal, la pimienta y vuelve a mezclar. Luego ve añadiendo la leche hasta que la masa esté a tu gusto, puedes ir probándola según añades leche. En mi caso, me gusta que quede bien jugosa.

Cuando tengas la masa lista pásala a una fuente o un plato para que se enfríe. Luego ve formando las croquetas, las pasas por el huevo batido y por el pan rallado. Cuando termines con toda la masa solo te quedará freirlas en aceite bien caliente.

Croquetas de pollo

A la hora de servir:

Como decíamos antes, las croquetas son un plato que se pueden servir con cualquier acompañamiento. Sin duda el preferido por los niños son unas patatas fritas, pero si queremos evitar tanta fritura podemos acompañarlas con puré de patatas, algunas verduras o ensalada.

Sugerencias sobre la receta:

  • En lugar de hacerlas en tamaño normal, haz croquetas mini. Verás como ese simple cambio llamará mucho más la atención de tu peque.
  • En lugar de hacerlas con pollo puedes utilizar carne de ternera, de cordero,  pescado o incluso verduras.

Lo mejor:

Son estupendas para camuflar verduras. Hazlas de pollo, por ejemplo, e incorpora a la masa una zanahoria bien picadita (o rallada), patata cocida, champiñones… ¡Casi lo que quieras!. Al estar todo mezclado y hecho una masa no lo notará.

Más información: Galletas de chocolate sin huevo, muy fáciles


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *