Croquetas con relleno muy originales para toda la familia

Como cada 16 de enero ayer se celebró el día internacional de las croquetas. Este plato que nos parece tan español, y sobre todo tan irresistible, es en realidad francés. En realidad esto es un poco lógico ya que la salsa bechamel, base de las croquetas es de allí. Pero te vamos a contar algunas recetas que no llevan bechamel como base. Y otras que son tan originales que ni siquiera sabemos si llamarlas croquetas.

Sea como sea las croquetas son ideales para aprovechar las sobras, combinar sabores, o hacer que tus hijos coman verduras y pescados. También son de las primeras cosas que comen los bebés, e incluso cuando son más mayores son una apuesta segura para que coman carne los más perezosos, o con dificultades para masticar.

Croquetas muy originales sin bechamel

Como te hemos adelantado hay croquetas que no llevan bechamel, la clásica salsa de harina, leche, mantequilla que supone la base de las croquetas. Estas otras croquetas son de patata, arroz, legumbres y vegetales.  Lo que se hace es cocer las verduras, las patatas, el arroz o las legumbres y cuando están muy tiernas se aplastan y mezclan con otros ingredientes.

La pasta se deja enfriar y después, las empanas con huevo y pan, sin harina, y se fríen normalmente. Para conseguir unas croquetas más originales puedes moler distintos cereales, incluso de los del müesli, si no están azucarados, y sustituirlos por el pan.  Puedes utilizar un huevo, en el caso de no lleve queso como elemento aglutinador, pero en muchas de ellas no te hace falta.

Algunos ejemplos de estas “croquetas” son por ejemplo las de diferentes quesos y patatas cocidas, croquetas de arroz y queso pecorino romano, de lentejas con curry y pollo, brócoli, calabacín o coliflor con taquitos de jamón. Con la verdura tienes que tener cuidado de que esté muy bien escurrida, y las legumbres, garbanzos y lentejas muy bien cocidos. Que no queden duros.

Croquetas para que los niños coman verduras

Receta de croquetas de espinacas

Las croquetas son una manera excelente para que los niños coman verduras. Y hablando de las formas de las croquetas, no te conformes con las alargadas de toda la vida, puedes hacerlas redondas, cuadradas, o incluso comprarte un molde para darles otro aire. Una opción muy divertida para los niños es si las pinchas al final de una brocheta.

Puedes preparar en casa croquetas de puerros con queso, para ello necesitas 1 puerro, y 75 gramos de queso tierno rallado grueso o en taquitos. La idea es refreír el puerro y añadirlo a la bechamel. Dejar enfriar y cuando vayas a empanar poner el queso. Si vas a congelar las croquetas puedes añadirlo todo a la vez.

Otra receta estupenda, son las croquetas de champiñones, o setas. Para ello tendrás que refreír los champiñones antes de ponerlos en la bechamel. Te recomendamos prepararlos con ajos, y finas hierbas, para que tengan un sabor más original. Las croquetas de espinacas y piñones ya son un clásico.

Recetas originales de relleno croquetas con frutas

Sí, como lo has leído, te vamos a dar ahora unas recetas muy originales de rellenos de croquetas con frutas. Toma nota:

  • Croquetas de manzana con queso. Para ello necesitas media manzana reineta, media cebolla dulce, 100 gramos de queso rallado grueso, y un puñado de nueces picadas. Con la cebolla hay que rehogar la manzana picada fina. Después, añadir esta pasta a la bechamel, y al final el queso y las nueces y mezclamos bien antes de dejar enfriar.
  • Croquetas de pera, gorgonzola y nueces. Una variante de la receta anterior es hacerla con una pera, y en vez de queso rallado con queso gorgonzola.
  • Croquetas de piña con jamón. En esta receta tendrás que moler, un poco, el jamón y después añadirlo a la bechamel, junto a la piña natural. También sirve de lata, pero no en almíbar. Le puedes poner media cucharada de mostaza y dejarlo todo enfriar para después empanar y freír.

En todas estas ideas de croquetas originales puedes sustituir la leche de la bechamel por bebidas lácteas, para aquellos niños y niñas intolerantes o veganos. Lo mismo ocurre con la harina, que puedes sustituirla por harina de garbanzo. El color de la bechamel quedará algo distinto, pero la textura es muy parecida.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.