¿Cuál es la cantidad de líquido amniótico normal?

El líquido amniótico

El líquido amniótico es una sustancia esencial para que pueda desarrollar con normalidad el embarazo. Aproximadamente a los 15 días de haberse producido la gestación, comienza a producirse esta sustancia que será la encargada de proteger al bebé, entre otros. A lo largo de todo el embarazo, la cantidad de líquido irá aumentando a medida que el feto crezca. Veamos cuál es la cantidad normal de líquido amniótico en un embarazo común.

¿Qué es el líquido amniótico y cómo se produce?

El líquido amniótico es una sustancia ligera con un color algo amarillento, está compuesta por carbohidratos, proteínas, urea, lípidos, electrolitros y fosfolípidos. Todos estos elementos son necesarios para que el bebé pueda desarrollarse con normalidad durante las 40 semanas de gestación. Pero además, el líquido contiene una sustancia que permite detectar posibles malformaciones, que son las células fetales.

En los comienzos del embarazo, el líquido es producido por la propia madre. Durante todo el primer trimestre, el líquido está creado por el propio plasma de la madre y llega al saco amniótico a través de su sistema circulatorio.

Pasadas aproximadamente las primeras 18 semanas de gestación, el bebé es el que crea el líquido y cambia en parte su composición así como la cantidad. Con la llegada del segundo trimestre del embarazo, el bebé comienza a tragar el líquido amniótico por lo que también comienza a producir y expulsar orina. Por lo qué, a partir de ese momento, el líquido estará formado casi al 90% por la orina del feto.

La cantidad normal de líquido amniótico ¿cuál es?

El bebé y el líquido amniótico

La cantidad de líquido amniótico va en aumento desde el momento que comienza a producirse esta sustancia, hasta los últimos días del embarazo. Entonces, comienza a descender esta cantidad ligeramente hasta el momento del parto.

Por lo general, esta es la cantidad de líquido amniótico a lo largo del embarazo:

  • Al comienzo del embarazo, cuando comienza a producirse el líquido amniótico, la cantidad general de esta sustancia son unos 100 ml. Esto es hacia la semana 14 del embarazo, aproximadamente.
  • Hacia la semana 20, la cantidad de líquido aumenta hasta alcanzar unos 400 ml.
  • Al llegar a la semana 25, la cantidad suele rondar los 600 ml.
  • Entre las semanas 32 y 34, el líquido alcanza su mayor volumen, pudiendo llegar hasta los 1000 ml en muchos casos.
  • En ese momento comenzará a descender ligeramente la cantidad de líquido, que hasta el momento del parto reducirá su volumen en un 20% aproximadamente. Lo habitual es que el bebé llegue al momento de nacer con una cantidad de entre 600 y  800 ml de líquido, aunque existen excepciones. Por ello es muy importante seguir las visitas médicas programadas por el especialista.

¿Qué ocurre si no tengo la cantidad normal de líquido amniótico?

Embarazada en una revisión médica

Puede ocurrir y ocurre en algunos casos, que la cantidad de líquido es anormal por diversos motivos. Esta anomalía puede darse tanto por exceso de líquido como por defecto, en ambos casos puede suponer un grave riesgo para el bebé y por ello es muy importante medir la cantidad de líquido amniótico en cada revisión ginecológica. Incluso, si notas que estás perdiendo líquido amniótico, es muy importante que acudas a los servicios médicos de urgencia.

Si no sabes decir con exactitud si tus pérdidas son de líquido amniótico o de otra sustancia, en este enlace encontrarás algunos consejos que pueden ayudarte. Recuerda que esta sustancia es vital para la salud del bebé y las anomalías en el líquido podrían poner el riesgo a tu hijo.

Los problemas más comunes del líquido amniótico por su cantidad, son los siguientes:

  • Oligohidramnios: En este caso, la cantidad de líquido es inferior a la normal y puede ocurrir por diversos factores. Puede ser un aviso de un problema congénito, por una fisura en el saco amniótico o porque el bebé presente problemas renales.
  • Polihidramnios: Lo que sucede en este caso es, que hay mayor cantidad de líquido de lo normal. De nuevo, puede estar producido por una anomalía congénita del bebé, también en los casos de embarazo múltiple o diabetes gestacional en la madre. Aunque existen casos en los que la causa es completamente desconocida.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.