Cuándo deben los padres preocuparse por la timidez de sus hijos

leucemia en un niño

Muchas veces los padres se preocupan ante el hecho de que su hijo es demasiado tímido y tiene serios problemas a la hora de relacionarse con los demás niños. Los expertos indican que la timidez no siempre debe ser motivo de preocupación. No todos los niños son abiertos y amigables ya que hay algunos a los que les cuesta relacionarse y hacer amigos sin que ello deba un problema serio.

Sin embargo, hay una serie de casos en los que la timidez sí que puede suponer un problema en relación al buen desarrollo del niño. En el siguiente artículo te vamos a indicar cuando es la timidez un auténtico problema para el niño y en qué casos los padres no deben actuar y estar tranquilos ante dicha conducta de su hijo.

Diferencia entre timidez e introversión

Ser tímido es un rasgo o característica de la personalidad de una persona en la que siente un miedo y un gran temor por el hecho de no saber manejarse en el ámbito social. En el caso de los niños dicha timidez va unida al hecho de que sus habilidades sociales se están desarrollando. La timidez va a cambiar según la persona que la padezca. De esta manera hay personas que lo pasan realmente mal si tienen que hablar de cara al público, mientras que para otras la timidez va a consistir en mantener una conversación con otra persona.

La introversión es otro rasgo de la personalidad que es totalmente diferente a la timidez. Una persona introvertida es aquella que no tiene ningún tipo de temor a relacionarse con otras personas pero que prefiere estar solo y evitar en la medida de lo posible el quedar con amigos. Es decir, se encuentra mucho mejor solo que acompañado por otras personas.

Cuándo no es un problema la timidez del niño

Los niños de corta edad no suelen sentirse nada cómodos a la hora de entablar una relación con personas que son desconocidas y que no pertenecen a su círculo más cercano. Los padres ante este comportamiento no tienen por qué preocuparse ni llegar a forzarlos, ya que se trata de una conducta de lo más normal en la gran mayoría de niños.

Con el paso del tiempo, el pequeño irá desarrollando y mejorando sus capacidades de socialización y tendrá menos problemas a la hora de establecer ciertas relaciones. Sin embargo, con el transcurso de los años, el menor también puede sentir algo de vergüenza a la hora de tener que hablar en público, sin que ello suponga un serio problema en lo que respecta a su persona.

potenciar lógica

En qué casos hay que preocuparse por la timidez del niño

En el caso de que el niño sufra una timidez algo más extrema de lo normal es importante que los padres traten tal problema con un profesional. Si dicha timidez no se trata a tiempo, el niño puede tener serios problemas tanto en su desarrollo como en su aprendizaje. Las señales de alerta son las siguientes:

  • Serios problemas de confianza y de autoestima.
  • Graves problemas a la hora de relacionarse en el ámbito escolar.
  • Sufre alteraciones importantes en el aspecto emocional.
  • Altos niveles de ansiedad y de estrés.
  • Prefiere la soledad a tener que interactuar con otros niños ya sea en actividades lúdicas o de la propia escuela.

En definitiva, la timidez puede ser algo normal en muchos niños y no hay que preocuparse en exceso por ello. Si por el contrario, el pequeño sufre ciertos problemas de tipo escolar o a nivel emocional, es probable que dicha timidez sea un problema que se deba tratar con la mayor celeridad posible. Recuerda que una timidez extrema puede provocar en el pequeño episodios importantes de ansiedad que van a repercutir de una manera negativa tanto a nivel físico como mental. Si ello ocurre, los padres no deben dudar en ayudar a su hijo y permitir que sea tratado por un profesional.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.