¿Cuándo empezar a poner horarios al bebé?

Poner horarios al bebé

Poner horarios al bebé en tu día a día es algo que para muchos padres es fundamental. Marcar una rutina e implantar una disciplina forma parte de la educación de nuestros hijos y eso hará que todo sea mucho más tranquilo y llevadero.

Poner horarios al bebé es una forma de regir su hora de comer, su sueño, sus juegos, la hora del baño…sin tener que olvidar que también necesitan todo el amor y cariño de sus padres. Es tan simple como descubrir que seguir una rutina hace que la vida sea mucho más fácil para todos. Podrás descubrir cómo el niño se va sintiendo capacitado para predecir cuando va a acontecer cada momento para que sienta esa seguridad.

¿Cuándo empezar a poner horarios al bebé?

Nada más nacer los bebés necesitan comer a demanda y es casi inviable establecer un horario. A las pocas semanas de su nacimiento prácticamente se alimenta al bebé cada dos o tres horas y sus deposiciones se realizan con cada toma.

Según va pasando el tiempo se va practicando sin querer una rutina. Es a partir de los dos a cuatro meses cuando se comienza a instaurar un hábito mucho más formal y además es una práctica que es aconsejada por algunos pediatras.

Llevar un horario más preciso con el paso de las semanas, es seguir fundamentalmente un seguimiento de su alimentación y sueño. Con esto los niños siguen un patrón definido y su ritmo se vuelve mucho más regulado. De esta forma estamos incitando a que todos sobrellevemos mucho mejor una rutina que nos va a conllevar a conseguir bienestar.

Poner horarios al bebé

No hay que ser del todo muy estrictos con los horarios, desde un principio ni aún habiendo pasado los meses. Si el niño necesita de una forma puntual comer algo no está de menos dárselo, pues hay algunos padres que optan por no alimentarlos hasta que no llegue su hora.

Rutinas según los meses

Con estas pautas podemos saber en qué meses es necesario hacer una rutina. Estas indicaciones nos ayudarán a saber cuáles son las necesidades del niño, ya que varía bastante desde sus primeros meses a los siguientes.

  • Desde su nacimiento hasta los 3 meses: En estos primeros meses el bebé tan sólo necesita comer y dormir. Demandará su comida de 2 a 3 horas aunque no será de forma continua, ya que según van pasando las semanas se irán distanciando las tomas y se irán marcando sus comidas a unas horas establecidas.
  • En estos primeros meses se puede ir creando hábitos hasta llegar a establecer horarios fijos. Por ejemplo, darle de comer a las horas pactadas, jugar entre sus tomas, salir a pasear más o menos a la misma hora de la tarde o dar ese baño tan esperado antes de acostarlo por la noche y hacer su última toma del día.

Poner horarios al bebé

  • Desde los 3 meses hasta cumplir el año: a partir de aquí ya podemos establecer horarios más estrictos. El niño ya se adapta a no cumplir tantas horas de sueño por el día y podemos observar que sus siestas se reducen y que sus horas de sueño nocturnas son más seguidas. Ya podemos ver cómo se marca el momento del desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, incluso cuándo necesita sus horas de juego, de baño o cualquier rutina familiar.

No obstante, este es un horario orientativo y que prácticamente viene marcado por todas las familias en sus casas. Dependerán tus normas y horarios de las necesidades de los padres y las del bebé, e incluso de la personalidad y el carácter de cada miembro. Para ello no se apures en encontrar a la fuerza algo que veas imposible. Tan sólo busca un equilibrio dónde los horarios y rutinas se adapten a las necesidades de una familia, para hacer tu día a día mucho más sencillo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.