¿Cuándo empieza a tener leche una embarazada?

Mujer embarazada sujetando una foto de utrasonidos de su bebé. Cuándo se produce leche materna?

Si estás a punto de convertirte en mamá y planeas amamantar a tu bebé, es posible que ahora te estés preguntando cuándo llega la leche materna.

La respuesta no es fácil, ya que el momento en que el pecho de una nueva mamá empieza a producir leche varía de mujer a mujer: puede tardar de 2 a 4 días si eres madre por primera vez. Si ya has tenido otro bebé  será más rápido, ya que tus senos ya han sido estimulados para amamantar durante el embarazo anterior.

¿Cuándo empezamos a producir leche?

Pero, ¿qué sucede exactamente en los días posteriores al nacimiento para garantizar que se produzca el ansiado «batido de leche»? Desde un punto de vista químico es muy simple. Una vez expulsada la placenta, unos minutos después de que nazca el bebé, comenzarás a producir una hormona llamada prolactina, que estimulará la producción de leche por parte de la glándula mamaria.

Mientras esperas a que suba la leche, tus senos, ya en las primeras horas después del parto y a veces incluso en las últimas semanas del embarazo, comenzarán a producir calostro, una sustancia cremosa muy rica en nutrientes y anticuerpos. Esta será la primera comida de tu pequeño retoño.

Si quieres saberlo todo, absolutamente todo, sobre la subida de la leche, sigue leyendo porque en los siguientes párrafos daremos respuesta a algunas de las dudas más habituales sobre la fase inicial de la lactancia.

¿Pueden tus senos comenzar a producirla más tarde?

A veces puede suceder que algo interfiera con la respuesta hormonal de tu cuerpo en el parto y comiences a producir leche más tarde de lo previsto.

Algunas de las causas más comunes que pueden generar esto son un parto muy estresante (por ejemplo una cesárea de emergencia, una fase de pujo de más de una hora o un sangrado muy intenso). O también se puede dar por una patología como la diabetes gestacional. Los valores bajos de glucosa en sangre pueden inhibir el suministro de leche y si son muy altos también interfiere.

Otros factores que pueden retrasar la producción de leche más allá del cuarto día después del nacimiento del bebé son:

  • Usar una epidural u otras técnicas analgésicas durante el trabajo de parto;
  • nacimiento prematuro del bebé;
  • mal funcionamiento de la glándula tiroides o pituitaria en la madre;
  • obesidad materna;
  • defectos del tejido mamario o de las glándulas causados ​​por enfermedad, cirugía o lesión;
  • el uso de algunos medicamentos que inhiben la producción de hormonas.

Otro motivo, afortunadamente bastante raro, que puede retrasar la producción de leche materna es cuando quedan trozos de placenta dentro del útero, interfiriendo con la liberación de prolactina.

¿Qué puedes hacer para estimular la producción de leche materna?

Aunque la producción de leche está ligada a factores hormonales, existen acciones que puedes realizar para estimular la llegada de la leche. ¿Cual? Por ejemplo, anima a tu pequeño a cogerse al pecho con más frecuencia. Esto no solo lo alimentará del calostro, sino que la succión estimulará la liberación de prolactina.

Si tienes problemas para enganchar a tu bebé al pecho, pide ayuda a las parteras mientras aún estés en el hospital; seguramente te darán algunos consejos útiles para ayudarte a producir leche materna a través de la succión.

Además, si el bebé se engancha perfectamente al pezón desde el principio se reducirá el riesgo de incurrir en la formación de fisuras o mastitis.

¿Cómo sabrás que ya te puede salir leche?

No es difícil notar que tus senos han comenzado a producir leche. De hecho hay algunos síntomas inconfundibles como hinchazón y sensación de pesadez en los senos, y a veces calor, hormigueo y dolor leve.

Estas sensaciones pueden variar de una mujer a otra. Hay muchas madres primerizas que no tienen ninguna sensación de pesadez, incomodidad o dolor, y la leche se les forma de manera gradual. En otros casos, sin embargo, la llegada de la subida lechosa podría producirse tan rápidamente como para correr el riesgo de que se forme un atasco si el niño aún no ha aprendido a prenderse correctamente. Cada madre es un mundo, y cada parto otro mundo.

En este segundo caso convendrá vaciar la mama manualmente o con la ayuda de un extractor de leche mecánico, para evitar que la congestión dé lugar a una infección o una mastitis.

¿Qué debes hacer si no te sale?

Si se puede identificar el motivo del retraso (como un trastorno de salud o la presencia de fragmentos de placenta), ¿qué mejor? pídele consejo a tu médico o pediatra sobre qué hacer.

Trata de afrontar esta situación con serenidad porque el estrés no ayuda para nada, al contrario. No te preocupes que tu bebé tendrá alimento, mientras tanto se alimentará de calostro durante unos días, un alimento lo suficientemente sustancioso como para asegurarle todos los nutrientes que necesita.

Te aconsejamos leer el artículo que habla sobre cómo producir más leche.

Y no te olvides de mantener a tu pequeño cerca de ti. Consuélalo con besos y caricias. Los mimos, de hecho, favorecen la liberación de prolactina, estimulando la producción de leche.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)