Cuándo llevar a mi hijo al psicólogo

Llevar a mi hijo al psicólogo

Saber cuándo es necesario llevar a un hijo al psicólogo no es nada fácil, especialmente por los muchos prejuicios que existen al respecto. Cuando se piensa en terapeutas, irremediablemente se asocia con algo malo. Más aún cuando se trata de llevar a un hijo, porque lo primero que uno se plantea es si estará siendo un mal padre o madre. Sin embargo, acudir a terapia es algo común, normal y sobre todo, de gran ayuda en determinados casos.

Existen muchas causas por las cuáles es necesario acudir a la consulta de un psicólogo, tanto en la madurez como en la infancia. Y en muchos casos, para los adolescentes puede ser fundamental porque solo así pueden encontrar las herramientas necesarias con las que gestionar todos esos cambios hormonales, físicos y emocionales que se producen con la entrada en la pubertad.

Para cualquier padre o madre, lo ideal sería poder gestionar en casa cualquier situación que pueda darse con los hijos. Sin embargo, existen muchas circunstancias que hacen que esto sea incompatible. Primero, porque los hijos tienen tendencia a evitar a los padres, porque tienen miedo de decepcionarlos o sencillamente porque la relación se vuelve tensa con las diferencias y cada vez se vuelve más difícil mantener la comunicación.

En otros casos se suelen dar situaciones complejas tanto para los hijos como para los padres, como las primeras relaciones amorosas, sus consecuentes decepciones, las dificultades sociales o los problemas que supone reconocerse y encontrarse en este gran mundo lleno de gente. Por ello, acudir al psicólogo es la mejor manera de ayudar a tu hijo, porque no solo no es malo, es lo mejor que puedes hacer por ellos. Les ayudarás a resolver sus problemas de una forma responsable y madura, porque para eso están los terapeutas.

Ahora bien, lo más probable es que te encuentres ante el problema de detectar si es o no el momento de llevar a tu hijo al psicólogo. Con estas pautas podrás evaluar mejor la situación y sabrás que lo mejor para ayudar a tu hijo es contactar con un terapeuta.

Problemas de conducta

A menudo, al llegar a la adolescencia los niños desarrollan diferentes problemas de conducta. Determinadas circunstancias pueden llevar a los niños a mostrarse irascibles, desobedientes, con dificultad para relacionarse en casa de forma normal. También pueden darse otros cambios en el comportamiento, aparecen obsesiones, tics nerviosos e incluso agresividad. Todas estas señales son un claro aviso de que es necesario llevar al niño al psicólogo.

Cambios en la forma de alimentarse

La adolescencia también viene acompañada de cambios físicos que provocan en los niños y niñas diferentes problemas. Complejos, falta de autoestima, la necesidad de encajar en el entorno social, son alguna de las causas de los principales (TCA) trastorno compulsivo de la alimentación. Si detectas que tu hijo o hija cambia su forma de alimentarse, ya sea en defecto como en exceso, si comienza a mostrar rechazo por su propio cuerpo o la necesidad imperiosa de mejorarlo a toda costa, es un buen momento para consultar con un psicólogo.

Acontecimientos familiares

A veces las familias pasan por todo tipo de situaciones dolorosas y en la mayoría de los casos se pasan por alto las emociones de los hijos. Las separaciones, la muerte de los familiares cercanos o algún cambio de residencia, suelen causar problemas en los hijos que les pueden llevar a cambiar su comportamiento. Todas ellas son situaciones dolorosas de una u otra manera y los niños las viven desde un segundo plano, sin que se les tenga en cuenta, sin saber su opinión o sin pensar en lo que necesitan. La mejor manera de gestionar alguno de estos cambios vitales es una vez más, llevado a tu hijo al psicólogo.

Estas son algunas pautas para saber si tienes que llevar a tu hijo al psicólogo, pero existen otras razones. No esperes que sea demasiado tarde, pide cita con un terapeuta y ayuda a tu hijo a gestionar sus problemas de la mejor manera posible.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.