Cuando no vale la pena discutir con niños

Los niños cuando tienen entre 5 y 6 años aún están dentro de un mundo de fantasía que hará que sea complicado razonar con ellos. El mundo infantil es un mundo inocente y en ocasiones no es necesario molestarse cuando los hijos de cinco o seis años dicen cosas sin sentido. Para ellos quizá tengan sentido, quizá sólo te están llamando la atención o quizá, sólo es su maravillosa imaginación la que está diciendo esas cosas.

Bueno, he dicho 5 o 6 años, pero también puede ocurrir con niños de tres o cuatro años. A veces se les ocurre decir cosas tan ingeniosas y sin sentido, que no vale la pena discutir… ¡es mejor reír con ellos sobre lo que está diciendo! Si tienes un niño de estas edades en casa es probable que sepas de lo que estoy hablando.

Los niños dicen cosas absurdas, hilarantes, sin sentido, ridículas para nosotros pero con mucho sentido para ellos… además son cosas que ellos serán capaces de argumentar hasta el fin de los tiempos. Los niños serán capaces de razonar cualquier cosa que ellos piensen que es así… por lo que en muchas ocasiones esos razonamientos o discusiones con los niños pequeños pueden ser muy inútiles.

No es necesario que te molestes cuando tus hijos dicen cosas ridículas, porque nada de lo que digas le va a hacer cambiar de opinión y es posible que ellos tengan más energía que tú para intentar hacer ver que tienen razón. Aunque si dice algo ofensivo, entonces sí hay que marcar ciertos límites… a veces. Algunos ejemplos de cosas ridículas pueden ser:

  • El gato se piensa que soy un gato.
  • El champú está hecho de caca.
  • Cuando sea mayor seré un perro para pasar todo el día durmiendo.
  • Cuando sea mayor tendré más de 100 hijos.

¿Se te ocurre alguna cosa ridícula que haya dicho tu hijo que te haya hecho reír y que era absurdo discutir con él?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *