Cuando usar un sacaleches

Cuando usar un sacaleches

Cuando la madre por alguna circunstancia necesita extraer la leche de sus pechos durante la lactancia, tiene la opción de ayudarse de un sacaleches. Si hay dudas sobre cuando y cómo usar un sacaleches, aquí te aclaramos todas las dudas para su correcto funcionamiento.

Son diversos los motivos que pueden llevar a una persona a utilizar este aparato sencillo y versátil. Estos dispositivos tienen su seguridad, ya que han sido equipados y regulados con la ayuda de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

¿Cuándo usar un sacaleches?

Se puede utilizar desde que se comienza la lactancia e incluso cuando el bebé acaba de nacer y necesita de su alimento. La madre puede generar muchísima leche, haciendo que se congestionen las mamas y necesite extraer esa leche y quiera guardarla. Por otro lado, puede ser un bebé demasiado prematuro y su instinto de succión todavía no esté madura para poder alimentarse a través del pecho. El sacaleches extraerá esa leche que necesita para poder administrarla a través de un biberón.

Una vez extraída la leche se puede guardar en una pequeña bolsa para congelar o en un recipiente que pueda ir al frigorífico. De este modo se tendrá a mano para cuando se necesite o demande el bebé. No hay que olvidar que cuando más se vacíen los pechos, más leche se producirán en los pechos.

Cuando usar un sacaleches

Circunstancias en las que se usa un sacaleches

Son diversos los motivos que pueden llevar a que se haga uso de un sacaleches. No hay que usarlo por obligación, pero sí es totalmente funcional para muchas circunstancias que se pueden contemplar y dónde es necesario. La utilización del sacaleches es muy práctico para casos imprescindibles, dónde se realizará su succión y después se administrará con la ayuda de un biberón.

  • Cuando un bebé es prematuro o tiene algún tipo de deformación en el paladar. El hecho de que el pequeño haya nacido de forma prematura puede que no tenga la suficiente fuerza para extraer la leche del pecho o no sepa cómo hacerlo. De igual forma nos podemos topar con bebés que han nacido con un paladar deformado o una malformación en el frenillo, es por ello que no tiene mecanismos suficientes para poder succionar la leche.
  • Pezones invertidos o alargados. Este es otro de los problemas cuando las madres quieren dar su propia leche y no puedan por tener los pezones con problemas físicos. Con el sacaleches puedes solventar este problema.
  • Exceso de leche. Este contratiempo no suele suceder, pero hay madres que por alguna razón tienen ese exceso de leche materna. Si crees que el niño no llega a vaciar los pechos durante la toma, siempre puedes extraer un poco antes de su toma. No te preocupes porque la mejor leche está al final de cada toma. O si se prefiere, se puede vaciar alguno de los pechos que no se han tocado, o los dos, para que se no se produzcan dolores o la temida mastitis. Después esta leche se podrá almacenar.
Cuando usar un sacaleches

Sacaleches eléctrico y manual

  • La incorporación al mundo laboral. Cuando la madre tiene que volver a su trabajo y quiere seguir dando las tomas a su bebé, el sacaleches es una buena opción para dar al pequeño su toma de leche cuando ella no esté.
  • Toma de medicamentos. Cuando la madre tiene que hacer toma de alguna medicina en una hora puntual y no quiere que interfiera en la hora y toma del bebé. De esta forma se le puede dar su toma en esa hora, con la leche que hayamos guardado y extraído con el aparato.

Cómo se utiliza un sacaleches

Antes de proceder a la extracción debemos de tener las manos limpias. En el caso de los pechos o pezones seguramente ya estén limpios, pero en el caso de que se haya utilizado algún tipo de crema o si se ha sudado en exceso habrá que lavarlos con un poco de agua y secar al aire o con toquecitos de una toalla.

Hay dos tipos de sacaleches, los eléctrico y manuales. Cualquiera de los dos utiliza una copa sacaleches para su extracción. Acoplaremos la copa por su forma sobre el pecho y usaremos la palanca de forma manual o activaremos el sacaleches eléctrico.

Toda la leche que se extraiga se puede guardar en un recipiente o en bolsas individuales para poder congelar. No hay que olvidar que antes de dar el biberón al niño con la leche extraída hay que calentarlo en un calienta biberones o al baño maría. Después del uso del sacaleches hay que limpiar y esterilizar las piezas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.