Cuántos tipos de parto existen

Tipos de parto

Al hablar del parto lo primero que se viene a la mente es el parto vaginal o la cesárea. Sin embargo, existen otros muchos diferentes tipos de parto. Conocerlos te ayudará a decidir de qué manera te gustaría traer a tu hijo al mundo y siempre que las circunstancias médicas sean las pertinentes, podrás elegir cómo quieres parir.

Tener un parto natural, rápido y sin más dificultades que las naturales, es lo que toda madre desea para el momento de traer a su hijo al mundo. Pero existen diferentes formas de hacerlo, algunas más respetuosas con la fisionomía de la madre, otras más espirituales, aquellas que requieren de ayuda médica e incluso las que se producen dentro del agua. ¿Quieres conocer cuántos tipos de parto existen? Te los describimos a continuación.

Tipos de parto

Parir es una de esas maravillas de la naturaleza que convierte a las mujeres en mágicas. Porque con mucho sufrimiento el cuerpo se transforma completamente para dejar cabida a una nueva vida. Este proceso natural puede darse de diferentes maneras, incluso, en algunos casos es necesario convertirlo en no tan natural para conseguir que el propio bebé y la madre no sufran daños. Estos son los tipos de parto que existen y cómo se producen.

El parto natural

Es un parto totalmente humanizado, en el que se permite al cuerpo desarrollar de forma natural el momento de traer al bebé al mundo. No se aplican fármacos para provocar las contracciones, ni se realizan intervenciones para favorecer el nacimiento del bebé. En el parto natural el bebé nace por la vagina, a su ritmo, dejando que sea el propio cuerpo quién decida cuándo se dan las contracciones, cuándo está el cuerpo preparado y qué necesita para dar cabida al bebé.

La cesárea

Este es el parto instrumentalizado que se realiza cuando por determinadas circunstancias, siempre bajo decisión médica, no es aconsejable continuar o esperar a que el bebé nazca de forma natural. Para sacar al bebé se realiza una incisión en el abdomen, a través de todos los músculos y tejidos, hasta llegar al bebé. Se extrae y después se retira la placenta. Este tipo de intervención se realiza cuando las circunstancias indican que es la mejor manera de evitar el sufrimiento fetal o para prevenir consecuencias graves para la madre.

El parto en el agua

Este tipo de parto se realiza en una piscina adaptada, la barriga debe estar cubierta por el agua y el bebé nace en el medio acuático. Se dice que es un parto menos doloroso porque el agua templada ayuda a mitigar los dolores de las contracciones. Es humanizado ya que no se utiliza ni medicación, ni instrumentalización para ayudar en el parto, de lo contrario no podría producirse en el agua.

Parto Leboyer o parto sin violencia

En este caso lo que se intenta es que el nacimiento sea lo menos traumático para el bebé, por lo que se intenta que el parto se produzca en un ambiente similar al del útero materno. Para ello se prepara un ambiente cálido, con pocas luces y el mayor silencio posible. De forma que el bebé llegue al mundo de una forma menos estresante, casi como si continuara en la comodidad del vientre materno.

El parto instrumentalizado o con fórceps

A veces en el parto los médicos deciden utilizar métodos poco naturalizados como los fórceps para extraer al bebé. Se trata de una herramienta que contiene dos partes alargadas que sostienen la cabeza del bebé para ayudarlo a nacer con los pujos de la madre. Para hacer uso de los fórceps hay que realizar una episiotomía a la madre y conlleva cierta agresividad que para muchas madres resulta traumática. No obstante, los médicos utilizan estos métodos para ayudar al bebé a nacer cuando el parto se alarga y existe el riesgo de sufrimiento fetal.

El momento del parto puede producirse de una forma totalmente diferente a la que esperas, por ello debes estar preparada para cualquier situación. No obstante, si prefieres parir de una forma más humanizada y respetuosa con tu propio cuerpo, solo tienes que buscar los profesionales que puedan acompañarte en este momento tan delicado y especial.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.