Cuarto bucanero

Las historias de piratas, marinos y odiseas en las aguas profundas, son sin lugar a dudas muy incentivadoras para la mente infantil. Por ello, los niños siempre se sienten atrídos por el mar y sus allegados.

Hoy vamos a plantear una decoración, que mucho tiene que ver con el mismo, ya que se plantea en altamar.

Para comenzar con la misma, vamos a pintar las paredes de color celeste, con una clara delimitación de horizonte, es decir, con una división entre mar y cielo. El mejor modo de lograr este efecto, es a través de una superficie con celeste más oscuro para el mar y más claro para el cielo.

Sobre esta pared, lo que no puede faltar son los objetos que seguramente hallamos en una jornada de bucanero: carabelas, telescopios, cofres con tesoros, piratas con parches en el ojo, patas de palo, etc. Los mismos pueden colocarse a través de apliques adhesivos o de apliques de maderas, los cuales se adquieren en los locales de decoración.

El entorno, deberá ambientarse de manera coherente: alfombras color arena, cortinas blancas y lámparas en forma de sol o simplemente blancas.

En el resto de la habitación, se puede colocar un llamador de ángeles de marino, cortinas confeccionadas con caracolas marinas o simplemente una hamaca marinera (simulada con una red blanca, atada a dos postes).

Se sugiere a medida que el niño va creciendo, ir anexando detalles yales como baúles para guardar el calzado con forma de cofres, entre otros accesorios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *