Cuartos mullidos

Cuando se decora el cuarto del bebé, se piensa en ideas muy tiernas. Las mismas se basan en conceptos determinados, en colores o motivos puntuales. Sin embargo, ocurre que muy pocas veces, se piensa en una decoración basada totalmente en la ropa de blanco y el efecto que esta puede generar. A su vez, al combinar estos artículos con las alfombras y colores de las paredes, el efecto es superior.

Por comenzar, este tipo de decoración se basa en cortinados abundantes, con vida en sí mismos. Por ello, se sugieren los colores claros, siendo preferibles los blancos. Además, las sábanas y acolchados deben acompañar la composición. Por ejemplo, para un cuarto con paredes celestes o rosas, las cortinas blancas se complementan perfectamente con acolchados y sábanas blancas con detalles en el color de la pared, aunque en tonalidades más oscuras.

Las alfombras, se sugieren en color beige. En este caso, se recomiendan aquellas sumamente “gordas” o infladas, para acompañar a este efecto de nube. Para no opacar este efecto mencionado, se deberán evitar los muebles grandes, oscuros o en grandes cantidades.

Desde ya, los ventanales de dimensiones considerables, son un buen  complemento a la composición general. En este tipo de decoraciones, el concepto es claro: generar espacio y texturas mullidas.

Los colores claros, tanto en paredes como techo agrandarán el espacio. Es decir, los colores claros otorgarán mayor libertad a la vista. Recuerda que el espacio se debe percibir, captar para que la composición se luzca como deseamos al plantearla.


Categorías

Decoración

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *