Cuidado con las cremas en las niñas

Una cosa muy importante que hay que tener en cuenta a la hora de cuidar al recién nacido es limpiar bien su zona genital. Esto es importante en todos los casos, pero aun más cuando se trata de niñas. Siempre es conveniente limpiar la zona genital desde ahí hasta la zona del culete, y no al revés, por una sencilla razón: si lo hacemos en sentido inverso podríamos arrastrar algo de caca y provocar infecciones.

Yo os recomiendo que en ningún caso utilicéis esponjas, -ya que en el curso de preparación al parto me disuadieron de hacerlo-, al concentrar en ellas millones de bacterias. En teoría no deberíamos hacerlo ni los mayores, porque son focos irremediables de enfermedades, alergias, etc, pero en fin, con que lo hagamos con los bebés es suficiente. Siempre toallitas y a la basura.

También es básico limpiar siempre los restos de cremita que nos podemos encontrar al cambiar el pañal. Es importante que lo retiremos, porque junto con las secreciones y las descamaciones propias de esa zona, nos pueden formar unos barrillos que pueden ser perjudiciales para las nenas. Y como decía antes, siempre de dentro a fuera y no al revés para no arrastrar ninguna suciedad.

En los niños ocurre exactamente igual, hay que limpiarles muy bien la zona genital, y de dentro a fuera. La colita no hay que retirarla para atrás, porque podremos hacer daño al bebé. Simplemente limpiar bien y ya está.

Y en todos los casos hay que secar escrupulosamente todas las zonas. Porque si es importante hacerlo en todo el cuerpo, -en todos los plieguecitos del cuerpo-, en las zonas genitales aun más, porque la humedad ahí puede ser un foco de infección. De ahí que también sea muy importante el tipo de pañal que usemos, cómo lo pongamos  y ajustemos. Aunque de eso ya hablaremos con más tiempo en otros artículos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *